Barcelona (IV)

Bueno, pues vamos a ir acabando con las aventurillas en Barcelona, que ya queda ná (este es el último post de Barcelona).

Voy a tener que ir haciendo memoria, y últimamente no me furula como debiera, así que lo mismo me dejo cosas en el tintero :D.

Para el domingo dejamos el Park Güell, como ya comenté aquí.

Park Güell 1

Parecía que el día iba a ser soleado y caluroso, así que me pareció que lo más adecuado era dejar la visita al parque (al aire libre) para ese día. Y no me equivoqué.

Eso sí, como no sabíamos cómo me iba a encontrar para ese entonces, no compramos esta vez las entradas con antelación. Lo hicimos ese mismo día, lo que supuso que hasta las 17h no pudiéramos entrar al recinto interior. Lo bueno es que, mientras, hicimos tiempo por allí, por la parte abierta del parque aprovechando también para almorzar, ver a músicos aprovechar la acústica del sitio, etc. Y así nos recuperábamos también de la subida en escaleras cuesta arriba hasta el parque. Creo que aún se me quejan los gemelos de tanto escalón empinado. Ni la cuesta de Thalwil, vamos… xD

En nuestro recorrer el parque pudimos contemplar vistas preciosas, que nos dejaron con la boca abierta.

Park Güell 2

Park Güell 3

Así fuimos haciendo tiempo hasta que llegó la hora de entrar.

Había gente, claro. Pero a mí no me importó para sacar fotos.

Park Güell 4

Park Güell 13

Supongo que más entrado el verano sería peor, tipo Praga. Aún así, logré sacar alguna que otra donde el Park Güell parecía desierto… A veces es cuestión de tener paciencia. ;)

Park Güell 6

Park Güell 5

Park Güell 7

Continuamos caminando, disfrutando y haciendo fotos. Alucinando con la inventiva de Gaudí, agradeciendo su genielidad y su gusto por las formas sinuosas y el trencadís.

Park Güell 8

Park Güell 9

Park Güell 11

Park Güell 12

¿Lo dudabáis acaso? Claro que le hicimos fotos a la salamandra (¿o es un dragón?). La pobre era difícil de retratar sin gente. ¡Ay, si hablara….! Tiene que estar hartita de que la manoseen a pesar de la vigilancia de los guardas del parque para que no la toquen.

Park Güell 10

Yo me dediqué también a buscar mosaicos bonitos (a mi gusto, claro). Con lo que me pirran a mí los mosaicos…

Park Güell 14

Park Güell 15

Y así pasamos el día en el maravilloso Park Güell. :)

Llegó la hora de cenar algo y marchar a descansar. Al día siguiente dejaríamos Barcelona para encaminarnos, vía autobús, hacia Andorra.

 

El porqué de mi silencio

Sé que dije que volvería pronto por el blog, pero no ha sido así.

Sé que dejé a medio terminar la crónica de nuestra escapada de aniversario a Barcelona y Andorra, pero dejar en el tintero las últimas entradas tuvo una muy buena justificación.

Estuve un mes en Cádiz, de finales de mayo a finales de junio. Y no… no pisé la playa, ni casi pude disfrutar de sol y las comidas de mi madre. Bueno… a mi madre si la ví, claro. Pero fue aquí…

Hospital

Para quien no lo sepa o no se haya percatado del cartelito en la fachada, eso es el Hospital Puerta del Mar (Cádiz).

Mis hermanas me avisaron que mi madre estaba hospitalizada y pendiente de operación debido a una perforación intestinal, así que tuvimos que salir pitando en el primer vuelo de la mañana al día siguiente. Se me revolvieron muchas cosas esa noche. Muchos malos recuerdos y sensaciones vinieron de golpe y porrazo.

Tren aeropuerto

Avión

Yo pasé una mala noche, a qué negarlo, aunque supongo que no peor que mi propia madre o mis hermanas. Me metí en la cama a la 1 a.m preparando maleta, cancelando mis propias citas médicas (ya hablaré en otro post) y ultimando todo. Para cuando el despertador sonó a las 4 a.m. yo estaba en cama, pero con los ojos aún como platos.

Y no es para menos. Mi madre nunca estuvo en un hospital, salvo de cuidadora de alguien. Nunca tuvo nada, gracias a Dios, que la hiciera ser ingresada. Cuando realmente ha pasado por trances en los que ha tenido que ir, ha sido por huesos rotos… y eso, discutiendo con ella para que fuera, porque a terca para pisar el hospital no la gana nadie. Así que, cuando mis hermanas me dijeron que ella misma había pedido que la llevaran, mi susto fue morrocotudo (el suyo y de mis hermanas también, claro).

De la primera intervención salió bastante bien, tanto como para pensar que en pocos días nos la devolverían a casa, de lo recuperada que estaba. Pero la cosa se complicó 4 días más tarde cuando tuvo que ser intervenida de nuevo (y en esa segunda intervención, le hicieron la oferta de un 2×1). Algo que pudo haber sido evitado totalmente, si en la primera hubieran mirado bien y hubieran hecho su trabajo con diligencia. Al menos los cirujanos de la segunda (y tercera, recuerden… 2×1) intervención, demostraron ser más profesionales y tener más pericia.

Claro, esa recuperación fue más lenta; al fin y al cabo fueron 3 operaciones en menos de 5 días. Tardó como unos 16 días en salir del hospital. Y luego tuvo que continuar con su tratamiento de curas a domicilio.

Cuidados

Ahora, dos meses más tarde, está muy recuperada y bastante bien. :)

Pero fue unas semanas intensas y duras para todos. De no dormir, de no comer, de no descansar. A mí me quedaron ya olvidadas las fuerzas que cogí en el Spa de Caldea (Andorra), ese del que aún no he podido escribir.

He estado bastante agotada desde entonces, incluso estando ya de regreso en Suiza. Sin ganas de mucho, la verdad. Me da la impresión de no haber disfrutado este año del verano. Ahora que parece acabarse por estas tierras, es una pena ver que le he dejado escapar. Pero creo que esta vez está más que justificado.

En el camino al hospital cada mañana, veía este dibujito pintado en la puerta de una caja de cuadro eléctrico. Y al menos eso me hacía sonreír…

Great Team

A pesar de todo, tengo que estar contenta porque todo parece haber salido bien. :)

Espero poder terminar esa crónica pronto y seguir contandoos más cosas.

 

Papillote de tomates y feta

Ingredientes (para 2 personas):

– 200 gr de queso feta (un paquete)

– 2 tomates

– orégano, pimienta y sal

– aceite de oliva

 

Preparación:

Precalentar el horno, calor arriba y abajo, a 180ºC.

Secar el queso feta con papel absorbente. Cortarlo horizontalmente de tal manera que obtengamos dos mitades exactas.

Lavar, secar y cortar los tomates en lonchas.

En un trozo de papel de aluminio, colocar primero cada uno de los tomates.

Seguidamente, poner el feta sobre los tomates y aderezar con el orégano, la sal (poca) y la pimienta. Regar con aceite de oliva.

Papillote de feta 1

Cerrar muy bien cada paquete de papel de aluminio y colocar en una bandeja de horno o en una fuente.

Papillote 2

Hornear durante unos 15 – 20 minutos.

Disfrutar a ser posible a modo de cena con compañía agradable y al fresco de la terraza. ;)

Papillote 3

Notas:

Nunca algo tan sencillo estuvo tan bueno.

Probadlo y me lo contáis… ;)

 

Rollitos de hojaldre con calabacín y gruyére

Ingredientes:

– 1 lámina de hojaldre rectangular

– 1 calabacín

– 70 gr. queso gruyére rallado

– Sal y pimienta

– 1 huevo (para barnizar)

 

Preparación:

Lavar y pelar el calabacín, dejando una tira sí y otra no de piel.

Con un pelador de verduras, ir laminando a lo largo el calabacín lo máximo que podáis.

Extender el hojaldre y colocar las láminas de calabacín. Si os han salido muy pequeñas o finas, podéis poner un par de ellas cubriendo huecos.

Esparcir por encima el gruyére rallado y salpimentar a gusto. No os paséis con la parte de sal, porque el gruyére es sabroso, ya de por sí. ;)

Rollitos 1

Enrollar de nuevo el hojaldre, con cuidado de que no se salga el relleno. Os podéis ayudar del papel en el que viene envuelto.

Cuando lo tengáis enrollado, metedlo en el frigorífico para que enfríe y sea más cómodo cortarlo en porciones posteriormente. Si tenéis prisa, podéis meterlo en el congelador durante unos 10 minutos.

Id precalentantando el horno, calor arriba y abajo, 180ºC.

Una vez pasado el tiempo de enfriado del hojaldre, sacadlo y cortar porciones de entre 1 cm – 1.5 cm.

Colocad las porciones en una bandeja de horno. Barnizar con el huevo batido.

Hornear unos 20 minutos o hasta que veáis que el hojaldre se ha dorado.

Rollitos 2

Se pueden comer recién horneados o como parte de una cena, picnic, aperitivo, etc en frío.

Notas:

Este invento es tan fácil que llamarlo receta es un poco vergonzoso, jajaja.

Se los he “copiado” a mi amiga Enri, la cual los puso como aperitivo en uno de los cumpleaños de sus hijas.

Os podéis imagina que están de muerte. Tengo que probarlos a hacer con otro tipo de relleno… ya sabéis que a mí cualquier trabajo de hojaldre me pirra…. :D

 

Pensamiento Breve 111

No penséis que el viaje a Barcelona acabó, así no más… :P

Los dos últimos post fueron programados. Aún tengo que actualizar el blog un poquito y seguir escribiendo cómo fue el resto del viaje a Barcelona y Andorra. Pero tuve que viajar de urgencia a España y, a pesar de haber venido hace más de dos semanas, aún no he vuelto a coger el pulso al blog.

¡Espero que me perdonéis!. Os dejo con un par de recetitas sencillas y veraniegas hasta que vuelva de nuevo por aquí.