De Richterswil a Wädenswil andando

Como ya saben alguno de los habituales de este blog (si aún queda alguno), el día 1 de Agosto es la Fiesta Nacional en Suiza. Lo normal es acercarse a una granja a celebrarlo tomando un brunch con familia y amigos.

brunch

A mí esa costumbre me encanta, me parece super bonita. Además, que se come super bien!!  :P

brunch-1

Este año no fue una excepción y Luy y yo nos acercamos a una granja situada en Richterswil, en la que ya celebramos esta fiesta el año pasado y de la que os hablé en este post.

brunch-2

brunch-3

Tras el brunch, fuimos dando un corto paseo desde Richterswil hasta la estación de tren de Wädenswil.

paseo-5

paseo-6

Nos sirvió para bajar la comilona y para comprobar lo ingeniosamente que los suizos integran algunos elementos de ingeniería y arquitectura en el entorno natural, sin que desentone nada.

El día estaba gris, que no quiere decir que hiciera frío. Era un día de esos de calor bochornoso, que de tanto calor, se cubre de nubes el lago.

paseo-1

Menos mal, porque hacer el camino en ese sentido (de Richterswil a Wädenswil) si hubiera hecho sol, nos hubiéramos quemado las espaldas un poquito, jajaja.

Fuimos bordeando esa orilla del lago, en algunas ocasiones por unas pasarelas que permitían contemplar, sin obstáculos a la vista, el lago.

paseo-2

paseo-3

paseo-4

Ya digo, que el paseo fue corto (apenas 2km 800), pero mereció mucho la pena.

 

Honold’ Schoggi-Tram

Esta es una de esas entradas para dar envidia. :P

Teniendo en cuenta que no soy lo que se dice una loca por el chocolate, lo cierto es que me apunto a muchas cosas que tienen como protagonista este ingrediente. ¿Os acordáis de esto que os conté en febrero? ;)

Una cosa curiosa que tiene Zürich es eso de utilizar un antiguo tranvía para hacer rutas delicatessen, es decir te dan una vuelta de más o menos duración por la ciudad, mientras vas comiendo lo que toque según la época del año. Que si el Fondue-tram, el sushi-tram, el apero-tram, etc.

Y, sobre todo, el que nos ocupa hoy: el Schoggi-tram. :)

schoggi-1

Patrocinado por la confitería pastelería Honold (establecida desde 1905 en la calle Rennweg en Zürich), el Schoggi-tram suele recorrer el centro histórico únicamente durante poco más de una semana, a finales de octubre.

Cuando se ponen los billetes a la venta (a mediados de octubre) se agotan en un plísplás, así que hay que estar ojo avizor para pillar alguno en las fechas y horas deseadas. Este año, Luy y yo (más yo, que Luy :P) estuvimos echando continuamente un vistacillo a la web, y logramos pillar dos billetes para disfrutar del paseíto y sobre todo de los tesoros que se ofrecían.

El tranvía sale desde Bürkliplatz, cada 35 minutos más o menos (desde la 13h hasta las 18.15 aproximadamente) y consta de 18 plazas, así que como digo están siempre muy solicitadas. Mucho más, teniendo en cuenta que el billete es muy económico (10 chf/adulto), para ser este tipo de experiencia.

El recorrido que hicimos lo podéis ver aquí

Nosotros lo disfrutamos mucho. No ya sólo porque el tranvía es una pasada de bonito…

tram-1

tram-2

tram-3

… sino porque casi salimos de allí embotaítos de chocolate….

Empezamos con un chocolate caliente (estaba bueno, pero a mí me gusta más el del Café Felix)

heisse-schoggi

Continuamos con un pastelito de almendra que no tenía nada de chocolate y que fue lo que más me gustó (yo siempre llevando la contraria)

pastelito

Llegó el turno de los pralinés (mi favorito, el blanco con frutos rojos… :P)

Pralines

Y cerramos el festín con las trufas (ahí yo ya estaba embotada y sólo comí una, el resto de las que cogí se las pasé a Luy)

trufas

Como siempre, yo no soy de mucho comer chocolate, así que cuando ofrecían segunda ronda, Luy se aprovechaba… xD. Eso sin contar la cara de incredulidad con la que me miraban los camareros y el resto de pasajeros cuando me escuchaban decir “Nein, danke…“.

Lo que pedí como loca fue un vaso de agua y sólo me trajeron una tacita de espreso llena de agua. :/   Creo que ahí se vengaron de mí, jajaja. Pero no me importó, porque al bajar del tranvía me fuí directa a la fuente de Bürkliplatz, y casi me la bebo entera.

Para bajar tanto insuflón de dulces, Luy y yo fuimos dando un paseo hasta HB, paladeando la felicidad que nos brindó ese día (que eso sí que merece la pena saborear).

vistas

La única pega es que no podríais ir si tenéis animales de compañía (no los dejan entrar), o pretendéis ir con niños y alguno de éstos usan carrito (no hay sitio material para guardarlos dentro del tranvía, ni siquiera plegados).

Por lo demás, lo recomiendo totalmente, sobre todo si os enloquece el chocolate.

 

Bruno Weber Skulpturenpark

A finales de Julio de 2016 decidimos hacernos una pequeña visita al parque de esculturas del artista Bruno Weber (1931 – 2011).

Fue fundado en 1962, en las inmediaciones de un bosque entre Dietikon (no confundir con Dietlikon) y Spreitenbach, como respuestay contrapartida del artista a la industrialización que vivió esa zona en aquella época. Por eso refleja un mundo más bien de fantasía, con objetos y animales imposibles y casi mitológicos.

No es muy difícil llegar allí: tenéis que coger cualquier tren en dirección Dietikon (el S12 o el s3 os sirven). Una vez que bajéis, podéis pillar el bus num. 325 (parada de Weinberg) o subir caminando desde la estación de tren de Dietikon.

Nosotros subimos en bus, y al terminar nuestra visita bajamos caminando.

A mí me recordó en algunas cosas a Gaudí y su Park Güell, y en algún sitio leí que, efectivamente, Bruno Weber tenía al catalán como una de sus fuentes de inspiración.

bwp-14

bwp-15

bwp-16

bwp-18

Os dejo con alguna de las muchísimas fotos que hice ese día.

bwp-1

bwp-3

bwp-2

bwp-5

bwp-11

bwp-13

bwp-12

bwp-17

El artista también tenía su casa allí mismo dentro del parque. Creo que por norma general, se podía visitar por dentro, pero cuando nosotros fuimos estaba cerrada por mantenimiento (o eso decía el cartel). Nos conformamos con hacer fotos por fuera desde varios ángulos.

bwp-7-bis

bwp-7

bwp-10

Algunas de las esculturas le podría llegar a sonar a quienes fueron al pabellón suizo de la Exposición Universal de Sevilla en 1992 (yo no fuí una de ellas, así que las he descubierto aquí en su país de nacimiento y en su entorno natural).

bwp-sevilla-1

bwp-sevilla-2

El parque de esculturas es, cuanto menos, curioso.

Además, tiene un habitante muy especial. :)

pavo-1

pavo-2

La entrada me pareció algo cara (18 CHF para adultos), para el estado en que algunas partes del lugar están. Un poco de mantenimiento no le vendría mal, pero no deja de ser un sitio exótico de ver.

 

Aareschlucht y Reichenbachfälle

¡Mimá! La de cosas que tengo atrasadas por escribir… :S

Una de ellas, la pequeña excursión que Luy y yo hicimos a la garganta del río Aare y a las cataratas de Reichenbach, allá a mediados de Julio de 2016.

aare-1-bis

Viajamos en tren desde Thalwil a Lucerna, para hacer allí la conexión con un tren que nos llevaría hasta Meiringen. Una vez en Meiringen, podéis pillar un trenecito pequeño llamado MIB y que os lleva a Innertkirchen o continuar andando (no son más de 5 minutos). Precio total ida y vuelta con HalbTax 40.60 CHf.

Aquí la ruta desde Lucerna hasta el sitio y vuelta. Si ampliáis, veréis también el recorrido por la garganta del Aare (Aareschlucht) y en la zona de las cataratas (Reichenbachfall).

El Aareschlucht nos impresionó bastante y nos gustó mucho más. El color del río era impactante.

rio-1

rio-2

El día que fuimos hizo calorcito y allí se estaba fresquito, fresquito; tanto como para ir siempre con la chaquetita puesta (y si es un chubasquero para evitar salpicaduras del agua, mejor). :)

aare-1

Supongo que se añade a nuestra lista de sitios para refugiarse del calor infernal que hace aquí en verano. Ahora ya, no sólo nos hemos metido debajo de las piedras o hemos subido a ellas, sino que también las hemos atravesado… xD

Os dejo con fotos. Hace tanto tiempo ya, que no recuerdo mucho más que decir (además de animaros a visitarlo en cuanto abra la temporada en 2017, claro!)

aare-3

aare-4

aare-5

aare-6

aare-7

aare-8

aare-9

aare-10

aare-11

aare-12

aare-14

aare-15

Como no tuvimos suficiente frescor en la garganta del río, decidimos ir también a la cercana Reichebachfall o cataratas de Reichenbach.

reiche-1

Yo no he llegado a leer ninguna novela dedicada a Sherlock Holmes (me basta haber visitado la casa en el 221B Baker Street cuando viví en Londres, o ver la serie de la BBC con ese estupendo Benedict Cumberbatch). Lo cierto es que a los lectores de la obra de Sir Arthur Conan Doyle dedicada a ese famosísimo detective, les sonará Reichenbachfall como el lugar donde S. Holmes lucha a muerte con el profesor Moriarty. Y tan a muerte, que el autor mata al personaje allí, para pesar y disgusto de los fans de la época que llegaron a escribir cartas en tono amenazante a Conan Doyle, quien ante tanta insistencia tuvo que resucitar al detective en libros posteriores…

Pero volvamos a las cataratas… Todo gira entorno a la figura de Sherlock Holmes, es cierto. Te indican el sitio exacto en el que se produce la lucha a muerte. Hay carteles por todos lados con ese pasaje (in)mortal de la novela, etc.

reiche-3

Pero no hemos de olvidar tampoco que Reichenbachfall, con sus 250m de altura de salto, son las más altas de los Alpes. Para llegar hasta ellas, hay que subir en un precioso funicular con asientos de madera que se usaba antiguamente para las centrales eléctricas y que hace las delicias de niños y mayores.

reiche-2

reiche-4

Y sí, la pendiente por la que sube es tremenda. Mejor no mirar hacia abajo…. :)

reiche-5

reiche-5-bis

No os lo dije antes, pero la entrada al Aareschlucht cuesta unos 8.50 CHF, pero tienen también disponible un combi-ticket en conjunción con las cataratas de Reichenbach (la subida y bajada en funicular), por 15 CHF, que merece la pena para hacer las dos cosas juntas.

Sobre todo por estar fresquitos en un día de calor, al pie de estas cataratas…

reiche-6

reiche-7

reiche-8

reiche-9

reiche-10

Meiringen también cuenta con su museo de Sherlock Holmes que se paga aparte, pero que por cerrar a eso de las 18h (incluso en verano) no nos dió tiempo a visitarlo.

Espero no haberos aburrido mucho, y que os animéis a visitar estos dos sitios a partir de la próxima primavera, si estáis por estas tierras. :)

 

Despedida a Leonard Cohen

Me entero esta mañana de que ayer falleció Leonard Cohen.

Esta mañana la lluvia cala más. Supongo que es su manera de recibir a las puertas del cielo la bronca y aterciopelada voz de Cohen.

Mucho se puede decir de este artista, sin duda, antes poeta que músico.

No voy a escribiros nada de la vida de Cohen que no se esté ya diciendo por las redes.

Sólo dejaros con tres canciones que me vienen a la cabeza al escuchar su nombre.

 

Dance me to the end of love. (Various Positions, 1984).

La más bella canción de amor que he escuchado nunca.

 

First we take Manhattan. (I’m your man, 1988).

La primera canción de Cohen que escuché en mi vida. Enseguida me atrapó ese vídeo en blanco y negro, esa playa y esas gaviotas, pero sobre todo… esa voz.

 

Take this waltz (I’m your man, 1988).

El tributo de un poeta a otro poeta, de Cohen a Lorca. En el año en que se cumplen 80 años desde el asesinato de Federico García Lorca, se nos marcha precisamente Leonard Cohen. :(

No sé qué más puedo decir. Sólo que disfrutéis de la música y los poemas de este genio.