Barcelona (III)

Nuestro segundo día en Barcelona amaneció nublado y algo lluvioso. Eso nos cambió un poco los planes, porque ese día habíamos quedado con esta vieja amiga y su marido para, teóricamente, hacer una excursión por los alrededores (creo que mencionamos Sitges, pero no recuerdo bien).

Al final, decidimos que íbamos a terminar de ver lo que no vimos el día anterior: el barrio del Born, la Basílica de Santa María del Mar o Catedral (ahora sí) del Mar, el Parque de la Ciudadela, Torre Agbar, Sagrada Familia (por fuera), playa de la Barceloneta, etc.

Hice muy poquitas fotos de ese día, en realidad, porque quería disfrutar del ratito junto a nuestros amigos. Y porque, aunque ese día no me levanté con fiebre, a cada cuanto me venían golpes de tos bronquítica de fumador carretero… y no era plan de hacerlas todas movidas xD

Aquí algunas de las que hice…

P1220875

P1220879

P1220882

P1220885

P1220886

Os lo imaginaréis ya a estas alturas, pero la Basílica de Santa María del Mar me enamoró por dentro o por fuera :P

P1220893

P1220889

P1220891

Apreciamos también en nuestro paseo al consolador mellizo del de la reina…. esto….. la Torre Agbar.

P1220895

La Sagrada Familia, cuyos alrededores estaban llenos de guiáis tirando fotos (uhm… como nosotros!)

P1220898

P1220903

P1220904

Dimos también un paseo por la Barceloneta, pero el día no acompañaba, así que yo me afanaba más en subirme los cuellos del abrigo, que en tirar fotos. Sorry… :S

Terminamos cenando con nuestros amigos en un sitio super molón, llamado Flashflash, especializado en tortillas de todos tipos y sabores. Su decoración es super moderna, toda en blanca con toques de color negro…. cualquiera diría que la misma no ha variado un ápice desde que inauguraran el local allá por lo años 70. Claro ejemplo de que al final, en modas, todo regresa.

Y tras este día tan arquitectónico (ahí, que se note que a mí también me gusta “el despiece de las piedras”…), nos fuimos a dormir.

El día siguiente parecía que las previsiones eran de subida de temperaturas y sol, así que aprovecharíamos para ver el Park Güell.

 

Barcelona (II)

¿Por dónde íbamos? … ah sí. Día 1 de la visita a Barcelona. Habíamos bajado andando el Paseo de Gracia, hasta la Catedral. Ya me ubico…jejeje.

Llegamos a la Catedral un poco pronto para visitas, sólo para descubrir que se podía entrar antes de horario “previo donativo”… muy mal. :P Así que nos dimos un paseo por el barrio gótico mientras, descubriendo numerosos detalles, rincones y patios para enamorarse.

P1220694

P1220702

P1220703

P1220705

P1220712

P1220715

P1220717

P1220724

P1220730

Volvimos a la Catedral y entonces…. lo flipé. :)_

P1220695

P1220696

Madre mía… ¡qué arquitectura, qué preciosidad! Con la boca abierta me quedé un ratazo grande. Si es que, ya sabéis que me pones una iglesia y pierdo la noción y los sentíos…  xD

P1220738

P1220739

P1220746

P1220747

La Catedral tenía una réplica de la Virgen de Montserrat, la famosa “Moreneta”. Y tan réplica sería, que me consta que algunos, al ver la foto, pensaron que habíamos subido al santuario directamente, ¿verdad Patrycia? ;)

Por supuesto fuimos a visitar a los gansos del claustro, que por cierto andaban muy revolucionados… xD

P1220759

Vimos a San Jordi matando el Dragón

P1220754

Al salir de la Catedral, nos encaminamos hacia el Mercado de San José, más conocido como de la Boquería.

P1220788

Me conformé con hacer fotos a los puestos, porque por restricciones de peso en las maletas y cuestiones obvias de caducidad, no pude comprar nada de lo que yo quería (anda que si no, hubiera arrasado con las existencias de pimientos italianos verdes y de pescados varios… :P)

P1220777

P1220782

P1220783

P1220785

Para acabar el día, fuimos a un centro comercial, que es una plaza de toros, visita recomendada por una amiga arquitecta que vive en Barcelona desde hace unos añitos.

¿Ha dicho centro comercial o plaza de toros? No, centro comercial en una antigua plaza de toros. La verdad es que la idea es ingeniosa y el resultado nos gustó mucho. Y no tiene nada que ver que fuera uno de los primero trabajos que llevó a cabo nuestra amiga arquitecta cuando llegó a Barcelona… ;)

P1220792

Las Arenas, por cierto, tiene adaptada la cubierta superior con varios restaurantes y un paseo con vistas panorámicas. Un consejo: tiene un ascensor panorámico exterior, que vale un euro. En realidad, no hace falta subir obligatoriamente por el ascensor panorámico si queréis disfrutar de las vistas desde arriba. Podéis subir por las escaleras mecánicas y el ascensor del propio centro comercial. Eso lo descubrimos al salir… ;)

P1220795

P1220796

P1220799

P1220812

Cenamos en Mussol, que parece ser una cadena de restaurantes especializados en gastronomía típica catalana. Lo que comimos estaba riquísimo, pero es que tanto Luy como yo somos de buen comer. xD

Allí terminamos, de manera totalmente espontánea y abierta hablando con nuestros vecinos de mesa, un poco sobre cultura, educación y política catalana, sobre cómo se veía la cuestión de la independencia dentro y fuera de Cataluña, España y el extranjero. Una charla muy amena, que nos sirvió para darnos cuenta de que no todo es lo que se nos muestra en las noticias, periódicos y ruedas de prensa de los partidos políticos. En toda esa amalgama de (des-) información a veces se pierde la voz más importante…. la de los ciudadanos de a pie.

Para acabar, desde ese paseo panorámico superior, pudimos disfrutar del espectáculo de la fuente de Monjuic.

P1220836

P1220838

P1220843

P1220853

Y con esto y un bizcocho, Luy y una servidora, se marcharon caminando a nuestro hotel. Suerte que este centro comercial estaba cerca del hotel, porque hacía frío, tanto como para ir yo envuelta en abrigo de paño, bufanda, gorro y guantes. No era plan de volver a aumentar la fiebre….

Dos posts para resumir el primero día, jajaja. No está mal, ¿no? :P Ahora que los escribo, me doy cuenta de la cantidad de cosas que hicimos y visitamos el primer día… si no hubiera catarrosa y fiebrosa… uff, ¡hubiéramos agotado la ciudad! Jajaja.

 

Barcelona (I)

Ains… qué desastre estoy hecha. :(

Lo primero, disculpad la tardanza. Cuando regresé del viaje, no tenía muchas ganas de ponerme a escribir. Lo achaqué al buen tiempo que teníamos por Suiza y mis ganas de hacer cosas al sol, más que a sentarme a escribir encerrada en casa. La realidad resultó ser otra bien distinta, pero de eso os hablaré en otra ocasión.

Ahora a lo que nos ocupa, el viaje a Barcelona.

Para empezar, os aclaro que, siendo fiel a tradición que últimamente me acompaña, fui resfriada; tremendamente acatarrada. :( Dos días antes de volar hacia Barcelona yo estaba en cama con 38.5 de fiebre, con eso lo digo todo. Pero bueno, se hizo el esfuerzo. Aunque en ocasiones encontraréis que no cuento muchas cosas de lo que ví, no por nada, sino porque las ví como pude y deseando meterme en cama, jajaja.

Llegamos a Barcelona por la tarde noche, así que ese día no hicimos mucho, salvo llegar al hotel desde el aeropuerto y hacer el check in, dejar las maletas y salir a buscar algo para cenar.

Tuvimos suerte, porque ese día se lo había pasado enterito lloviendo por lo que nos comentaron, y cuando nosotros llegamos ya no lo hacía. ;) Mejor para mí y mi fiebre, aunque eso no me libró de pasar una primera noche en el hotel, muertita de frío (llegué a soñar que estaba en una cama de hielo) para ponerme a sudar por todos los poros de mi cuerpo a la mañana siguiente.

Como la cosa de salud pintaba un pelín “regulá ná más”, fuimos precavidos y habíamos comprado las entradas para ver las famosísimas casas diseñadas por Gaudí, online. Nada de tener que esperar colas interminables. Además buscamos una opción (las llamadas Open Date) que nos permitía, por unos pocos euros más, ir a visitar las casas, sin restricciones de día ni horario, con la posibilidad de aprovechar las entradas en los 6 meses siguientes, si no nos era posible entrar en esos días que estábamos en Barcelona.

Tras levantarnos temprano (a estándares españoles, es decir, las 8 a.m.), fuimos a desayunar cerca del primero de nuestros objetivos, la Casa Batlló.

Casa Batlló 1

Entramos en la casa a eso de las 9.15, casi acabadita de abrir.

Casa Batlló 2

Había algunos visitantes (calculo que unos 15 o 20) pero nada comparado con lo que vimos luego cuando salimos, ni con las historias de colas masivas de turistas de las que habíamos escuchado. Yo tengo fotos de la casa, que hasta parece que estuviese vacía totalmente… ;)

Casa Batlló 3

Casa Batlló 4

Casa Batlló 5

La verdad es que me gustó muchísimo. Aunque en este post ponga pocas fotos, en mi iPhoto tengo tropocientas hechas :P.

No sé si por ser mi primer contacto con la arquitectura de Gaudí o por haberla visto sin tanta gente, pero lo cierto es que he venido enamoradita de Casa Batlló. :)

Estuvimos allí un buen rato, como hasta las 11.45h. Hicimos hasta las pertinentes compritas en la tienda, que para mí, a diferencia de lo que me comentaron las dependientas, estaba a esas horas abarrotada. xD

Cuando salimos, yo no me encontraba tan febriculosa como pensaba y le propuse a Luy aprovechar e ir andando a ver la segunda casa gaudiniana, la Casa Milá, más conocida como La Pedrera.

Casa Milá - La Pedrera 1

Al llegar allí, vimos que había un poco más de gente; cosa de la que nos cercioramos, preguntándoles directamente a uno de los agentes controladores de la entrada. (Nota mental: preguntar siempre a estos trabajadores si en ese momento la afluencia está en punto álgido y cúando se puede regresar en un momento más tranquilo. Nadie como ellos para aconsejarte en este aspecto).

Nos dijeron que era mejor regresar entre la 13.30h y las 14h, que era por lo visto cuando la gente se iba a comer en su mayoría y la visita sería relativamente más tranquila. Y eso hicimos. A veces es una ventaja estar tan adaptada al horario centroeuropeo de comidas. Íbamos a comer temprano (11.45h o 12h) y así ni nos encontrábamos colas en los restaurantes, ni cuando regresábamos a visitar algo una hora más tarde, estaba tan masificado… :)

Al acabar nuestro almuerzo, allí que nos fuimos de nuevo.

La terraza tenía gente a las 14h, pero no tanta como se veía desde fuera una hora y media antes.

Casa Milá - La Pedrera 2

Encima hizo solete (aunque yo tenía un poco de frío y mantuve el abrigo puesto todo el día), así que pudimos hacer algunas fotos muy bonitas desde allí.

Casa Milá - La Pedrera 3

Casa Milá - La Pedrera 7

Casa Milá - La Pedrera 6

Esta casa, salvo la parte de la terraza por razones obvias, me pareció un poco más ocura, sin tanta luz, como la casa Batlló, o a lo mejor fue impresión mía. En cualquier caso tenía muy bien organizada la exposición de las habitaciones, que mostraba una recreación de la vida en la casa, con sus muebles, decoraciones, etc. Yo me fijé en este cuarto especialmente….

Casa Milá - La Pedrera 4

…no sé por qué sería… :P

El patio sí me pareció muy colorido y muy bien aprovechado.

Casa Milá - La Pedrera 5

Casa Milá - La Pedrera 8

Y así llegamos al final de nuestra visita a Casa Milá.

Cuando salimos de allí, se había cubierto un poco de nubes y corría algo de viento (tramontana?), que a mí me erizaba hasta las pestañas. Así que a punto estuve de enfundarme los guantes y el gorro que había metido por precaución en los bosillos de mi abrigo.

Para entrar en calor, fuimos andando, Paseo de Gracia abajo, desde Casa Milá hasta la Catedral de Barcelona (la auténtica, no la Del Mar.. :P). Creo que en total son como unos 2 km. (hasta se nos llegó a abrir un poco la tarde). No está mal para una catarrosa como yo, jajaja.

En el paseo, vimos edificios muy bonitos también y la famosa y preciosa Plaza Catalunya.

Paseo Gracia 1

Casa MarfáPaseo Gracia 2

Paseo Gracia 3

Paseo Gracia 4

Paseo Gracia 5

Paseo Gracia 6

Paseamos también por la famosa Rambla, donde yo iba agarrada al bolso y al pañuelo del cuello, por razones diversas entre sí, jajaja.

Rambla

Rambla 2

¡Qué pena de mí de vivir tan temerosa de todo…!

Y…  ¡qué pena de algunos guiris, que por venir de turismo a España ya asumen sol y calor y se ponen chancletas de playa y tirantes así corra un viento helador! (por no hablar de los numerosos camarones y gambas guiris recién cocidas que vimos pasar) …. :P

Como esto se va alargando demasiado, mejor hago pausa para que descanséis de mi palabrería y otro día os cuento más. ;)

 

Ya de vuelta

Si Dios, el catarro y el avión quiere, a estas horas estamos ya de regreso de nuestro viaje de aniversario.

¿Que dónde nos habíamos ido?…

Podía haber puesto la famosa canción de Caballé y Mercury, pero esta me hizo más gracia. :)

Cuando tenga un ratito os cuento como ha sido y os pongo fotitos.