Y de nuevo los vecinos…

Pues llegué por fí­n a Zí¼rich, en una noche fresca y bañada por la lluvia. Tal parecí­a que el avión hubiera aterrizado en Dublí­n, y no aquí­.

Ayer fui por la mañana a recoger mis papeles de residencia: Ya soy legal!! :) Tardaron más de la cuenta porque, a pesar de haberlos solicitado en febrero, en algún lugar entre Adliswil y la oficina central de inmigración se debieron perder. Ya estando en Cádiz, Luy tuvo que volverlos a solicitar en mi nombre, y al final mi permiso llegó justo cuando los dos nos hallábamos cruzando el mediterráneo en barco… ains…. :S

Otra de las cosas que hicimos ayer fue sacar mi tarjeta descuento en trenes, o también conocida como HalbTax.

Al regresar, encontramos una carta en nuestro buzón que en realidad estaba destinada a nuestros vecinos de arriba. Nos pasa a menudo que nos echan sus cartas a nuestro buzón, ya que los apellidos son similares al de Luy. Nuestros vecinos son portugueses, así­ que supusimos que algo de inglés hablarí­an, y así­ podrí­amos decirles que eso no era la primera vez que ocurrí­a, y que lo comentaran en correos. Más que nada porque si les llega a nuestro buzón alguna carta importante y resulta que nosotros no estamos en casa (ya sabéis que “nos gusta” más un avión que un tonto un palito) pues lo mismo les hací­a algún estropicio.

Así­ que allá que fuimos a hablar con ellos, cuando al subir a su pasillo vemos que fuera tienen cajas de mudanza igualitas, igualitas a las nuestras. Uy, qué raro, tan clavaditas son que parece que hasta tienen el apellido de Luy marcado a rotulador negro… Uhm, a ver, si nos acercamos más…. caray, pero si son nuestras cajas de mudanza!!! :S

Llamamos a la puerta y nos abren. Empezamos a hablarles en inglés y no entendí­an nada, pero como Portugal fue una comunidad autónoma más es vecina de España pues nos entendemos bien en nuestros propios idiomas. Les comentamos que somos los vecinos de abajo, que tenemos apellidos parecido y que habitualmente nos llegan cartas a su nombre. Como no entendieron lo de los nombres, les señalo con mi pie la caja de mudanza que tienen en el pasillo donde bien clarito pone nuestro apellido.

A la chica (creo) que se le cambia la cara, y nos dice:

Vecina: Ah, ¿sois vosotros?

Nosotros: En efecto, estas cajas son nuestras.

Vecina: Pero no estábais aquí­, ¿no?. Resulta que nos vamos en un par de semanas, y vimos que tení­ais cajas en vuestro “keller” (trastero). Llamamos un par de veces para intentar pediros las cajas, pero nunca contestábais, así­ que las cojimos prestadas. Espero que no os hagan falta….

Nosotros: Bueno, lo de que no estábamos era cierto. Hemos estado de vacaciones y regresamos ayer. Lo de las cajas…. ¿cómo las habéis cojido si nuestro Keller estaba cerrado con candado y llave?

Vecina:… uhm… estaba abierto…

Nosotros: ¿Como? pero si tení­a un candado….

Vecina:… uhm… no sé, pero estaba abierto… no es la primera vez que pasa, así­ que no dejéis nada de valor en el Keller…

Total, que así­, entre esto y lo otro, les dimos su carta y dejamos la conversación, con una extraña sensación. Bajamos del tirón a comprobar el estado de nuestro Keller, y efectivamente, no tení­a candado (ni siquiera aparecí­a en el suelo). Menos mal que sólo eran las cajas vací­as de la mudanza y las de Ikea lo que tení­amos allí­.

íšnicamente nuestro keller estaba abierto. Todos los demás tení­an su candado. Era curioso que sólo estuviera abierto el que tení­a cajas vací­as. Yo, de ser ladrón, hubiera abierto el que tení­a cosas de valor… ;)

Nuestra impresión está clara. Nuestros “maravillosos” vecinos, vieron las cajas vací­as, pensaron que no pertenecí­an a nadie y se las ingeniaron para abrir el candado y sacar las que necesitaron. Luego comprobaron que tení­an dueño, que habí­an sido pillados in fraganti y salieron al paso con esa excusa tonta de que nuestro Keller estaba abierto…

En fí­n. Que no tengo suerte con los vecinos… :(. Al menos estos se van pronto y aunque forman ruido, no son tan escandalosos como los italianos que tuvimos nada más llegar a Dublí­n.

 

2 pensamientos en “Y de nuevo los vecinos…

  1. Ay chiquilla, estos portugueses… además se quedaron con el candado… jajajaja. Mira que no me gustan los tópicos pero… ¿¿te conté lo que nos pasó en la cola de un supermercado en el Algarbe el año pasado??

  2. Vaya suerte que teneis!!!!!! yo apostarÑa por electrificarlo jejejejeje porque vaya gente…y entre vecinos!!!!!

    P.D. Prometo no usar mis conocimientos adquiridos para hacer el mal ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s