Toda la verdad, señora

Oh sí…. ha llegado ese momento de mirarse en el espejo y preguntarse a sí mismo… ¿Tan mayor estoy para que de manera generalizada me llamen «señora» allá donde voy?

No es que me moleste, sino que me llama la atención que ahora lo escucho más que nunca. Antes era algo esporádico, ahora es continuo.

Supongo que el bienio Covid-19 ha pasado factura y con la mascarilla la gente se fija más en los ojos…. y mis ojos siempre tuvieron arruguillas, incluso cuando era una jovencita de 15 años. Me viene de la familia materna que cuando me río se me achinen los ojillos y aparezcan como consecuencia las marcas de expresión.

Estos dos años no he tenido muchos motivos para reirme a carcajadas, pero mis sonrisillas de escepticismo y sarcasmo sí que me han sacado algunas situaciones y siempre he intentado reir entre tanta ansiedad y agobio. Pero de ahí a que me llamen señora…. uff.

Supongo que me tengo que acostumbrar, pero a veces, en ciertas situaciones, considero el «señora» totalmente innecesario; una palabra dada de manera gratuita; sobretodo cuando la persona que te la espeta puede tener perfectamente la misma edad.

Tampoco tengo claro si me duele más a los oídos y al orgullo vanidoso que me digan señora, o que me llamen por sistema de usted…. siempre consideré que el tratamiento de «usted» se le daba a las personas de una edad considerable (de 70 para arriba) o de un rango social mas elevado al tuyo como signo de respeto.

Yo a mi abuela nunca la llamé de tú. Jamás. Siempre escuché que mi madre llamaba a su propia madre de usted y así lo hacíamos en casa también mi padre, mis hermanas y yo.

Siempre de usted. No es que la quisiera menos o mi abuela fuera de sangre real. La pobre trabajó toda su vida como una mula para darle a sus hijos de comer y que no pasaran hambre (la necesidad de tener sólo un vestido o un par de zapatos ya fue distinto). Pero hambre, incluso en post-guerra civil, mi madre y mis tíos nunca pasaron. Aun así, sin alta alcurnia, a mi abuela la llamábamos de usted….

¿Sentiría la pobre, lo mismo que yo siento ahora cada vez que me llaman señora o de usted? Desgraciadamente no le puedo preguntar y tampoco lo hice en su momento…

El caso es que cuando me dan ese tratamiento me siento rara; ese tratamiento no encaja conmigo y lo llevo reguleras. No es que no acepte el paso del tiempo; soy consciente de cada arruga, estría, celulitis, adelgazamiento de piel, etc que tiene mi cuerpo…. son vivencias atesoradas, son emociones sentidas y son experiencias ganadas, para bien o para mal.

Soy vieja, lo sé. Siempre me sentí vieja, hasta con 15 años. Quizá más madura y responsable con respecto a mi edad, por ser la pequeña en una casa con adultos. Y si me dijeran «Es que estás vieja, pues les respondería «Sí, lo sé…. ¿y qué?. Estoy vieja, soy vieja, pero estoy viva y sigo cumpliendo años….».

Sin embargo, ese «Señora» que escucharía la tercera en discordia de la famosa canción de Rocio Jurado; ese señora o ese usted es un puñalito que atraviesa mi orgullo y mis oídos.

Los que rondáis mi edad…. ¿os pasa lo mismo? ¿Cómo lo lleváis?

Las pequeñas cosas de un día casi normal

Desde que empezara la locura en marzo de 2020, ¿cuántas veces habéis sentido que teníais un día como los de antes?

En los míos, yo me levantaba temprano a eso de las 7am; desayunaba, recogía la casa y quizá salía a mi clase de Hula o al centro con una amiga para ir de tiendas, tomarnos un café y dar un paseo. Lo echo de menos, la verdad.

Este virus ha venido a trastocarlo todo y hemos tenido que adaptarnos a marchas forzadas como buenamente hemos podido.

Mi año 2021, lo que va de él, ha sido un poco caca. Demasiadas visitas a médicos para mi gusto. Y sin comerlo ni beberlo, no recuerdo haber tenido un día tranquilo o medio normal (dentro de lo que las medidas sanitarias permiten). Mis ganas de hacer cosas, incluso si es dentro de casa, se han diluído como las esperanzas de volver a la normalidad de 2019. Sigo añadiendo proyectos de costura y croché, pero no hay pizca de ganas, concentración ni fuerzas de hacer nada (ni de empezar ni de terminar lo que tengo empezado). Siempre con un ojo en la salud de los míos en España y la mía propia aquí.

Ayer, por primera vez en mucho tiempo, tuve esa sensación de nuevo: tener un día normal. Sin agobios, sin dolores, sin miedos.

Ayer aprovechamos una de mis salidas al galeno de turno, para dar un paseo por Zürich con Luy. Algo tan sencillo, pero que hacía porrón de tiempo que no disfrutaba.

Ir paseando despacio, sin destino determinado, a donde nos arrastraran los pies.

Decidir entrar en un super, para comprar unos bocadillos y unos refrescos y sentarnos a comerlos en la plaza de la Opera. Estaba gris y hacía frío, no lo niego, pero de vez en cuando el aire en la cara se agradece. Comer sin prisa, disfrutando de los niños que se aventuraban en los chorros de la plaza. Mirar al edificio del cine donde solíamos pasar los viernes o sábados, con ojos anhelantes. No entrar, eso sí…. ahora siento el cine como si fuera un deporte de riesgo, jajaja.

Regresar a la calle principal de tiendas dando un paseo, comprobando lo bonita que es Zürich a la luz gris de las nubes.

Entrar porque sí, en la Stadthaus y descubrirle a Luy la belleza de su patio.

O perdernos, por primera vez en casi 24 meses, en una librería; ver su nueva decoración, amar a primera vista su suelo hidraúlico casi recién puesto, oler esa delicia de libros nuevos y tinta impresa.

Soñar con otros días, otros planes….

Por primera vez, un día casi normal. Sin «y si….» sin «no lo sé….». Un día «acá y ahora». :)

Y vosotros, ¿habéis sentido un día casi normal desde entonces?

Palak Paneer

Ingredientes:

– 300 ó 400 gr de espinacas troceadas congeladas

– 200 gr de queso Paneer*

– 1 lata de tomate troceado (240 gr) cebolla

– 1 cebolla

– un poco de pasta de gengibre y ajo (típica en la cocina hindú)*

– Curry suave en polvo (el amarillo)

– Especias al gusto: pimienta, canela, comino, gengibre en polvo, etc

– sal

– aceite de oliva

Los ingredientes con * pueden sustituirse con lo que explico en la sección de notas

Preparación:

Cortar y pochar la cebolla en aceite de oliva. Cuando se haya pochado, añadir las espinacas y dejar hacer unos 8 minutos.

Añadir la pasta de gengibre y ajo y una cucharada de curry. Remover bien y dejar hacer

Cuando se haya incorporado todo, añadir el tomate y el resto de especias al gusto (yo uso sobre todo comino, canela, curry, orégano, pimienta, etc… según me dé el día).

Dejar otros 10 minutos removiendo bien y chafando los trozos de tomates con el dorso de la cuchara de madera contra la sartén para que se desmenucen bien y se integren con las espinacas.

Cuando esté todo pochado, cortar el queso Paneer en cuadraditos y añadir a la sartén. Dejar hacer otros 5 minutos.

Es hora de servir con un buen pan naan, pita o libanés.

Notas:

Esta es mi versión de un plato que probé hace unos años en casa de unos amigos indios en Londres. Lo de este plato fue amor a primera vista…. o más bien al primer bocado. Uff…. está riquísimo!

Claramente no le llega a la suela de los zapatos a aquel que probé en casa de ellos (me falta la cultura gastronómica de su país y su manos).

Seguramente me falten algunos ingredientes más, pero aquí es un poco complicado conseguir algunas cosas y apaño con lo que hay. Ya me puedo dar con un canto en los dientes de que en Suiza encuentro queso paneer en los dos principales supermercados de Thalwil.

En España no sé si sería así. Si hay que sustituirlo por algo, sería halloumi (aunque está salado en comparación con el Paneer) o con el Tofu (por apariencia, que no por textura, según palabras exactas de nuestro amigo: tofu can replace the appearance but not the taste).

Otra de las cosas que tengo que apañar es la pasta de gengibre y ajo. Ignoro si la venden en alguna de las tiendas asiáticas o de oriente próximo del país, pero yo lo apaño majando directamente dos dientes de ajo con el pickle de gengibre ese que ponen cuando compras sushi. xD Imaginación al poder!

No creo que mi preparación sea muy ortodoxa. Sé que hay quienes le ponen crema de coco, otros la auténtica pasta de gengibre o especias más picantes….

Lo que sí os puedo asegurar es que, de cualquier manera, el Palak Paneer está riquísimo.

Servicio Brot-Post

Hoy vengo a hablaros de un curioso servicio que tiene la empresa de correos suizo, Die Post, en colaboración con panaderías y hornos de pan locales.

Se trata del servicio «Brot-Post«, lanzado apenas en 2019 en la Suiza de habla alemana. Hasta ahora, desconozco si también se ha extendido en la parte francesa, italiana o romanche. Pero el caso es que es un servicio, cuanto menos curioso. Por supuesto, ha visto incrementado notablemente su uso entre Marzo-Abril de 2020 a raíz de la declaración de confinamiento en Suiza por la pandemia de Covid-19.

El mecanismo, a grandes rasgos, es muy simple: entras en la web Brot-Post, introduces tu código postal en el campo específico y te dice cuáles son las panaderías más cercanas a tí, que distribuyen pan a través del servicio. En el caso de Thalwil, la panadería es Köllibeck. Es la única que hay en Brot-Post (en el pueblo, físicamente, hay más), así que te evitas tener que estar pensando en tomar decisiones (ideal para mí) :D

Una vez dentro de esa página, decides si quieres un pedido ocasional (ausprobieren) o un bono (Abonament). Con el Abo eliges qué días de la semana quieres el pan y te hacen un descuento del 25% durante el primer mes. Cierras tu pedido, pones tu dirección postal (eso la primera vez, ya luego no es necesario) y a esperar….

 

Si te equivocas o quieres cambiar los artículos solicitados o, simplemente, decides que ese día no quieres pan, tienes hasta las 12 pm del día anterior a tu pedido.

Cuando llega el día seleccionado, miras tu buzón y ahí lo tienes. :)

 

Igual que te reparten las carta y las facturas, tu cartero te deja el pan, bollos, croasanes o lo que hayas elegido en tu «Milchkasten».

(Imagen sacada de internet)

El susodicho Milchkasten (caja de leche), para quien no lo sepa, es ese hueco que tenemos en los buzones suizos, para dejar paquetes, botellas de leche (de ahí su nombre), el pan del Brot-Post, devolver los tuppers que te deja una amiga con muffins, etc.    Muy útil…. y muy confiados diría yo, porque aunque tienen puertecita, están abiertos y no tienen llave. Cualquiera podría teóricamente acceder a ellos (pero esto es Suiza… quien querría llevarse algo que no es suyo…? Ejem…..)

 

Volviendo al Brot-Post, yo elegí el pedido ocasional por aquello de probarlo y la verdad, ni tan mal. :D

Mi primer pedido consistió en croasanes y un pan de semillas.

Todo de primera calidad y hecho del día. Aunque calentito, pues no estaba. Al fin y al cabo, los buzones están en la calle y en noviembre (cuando probé el servicio), en Suiza hace un frío que pela…. pero se compensa con lo bueno que está todo :P

Eso sí, aún no me acostumbro a las rutinas de los carteros: en tres pedidos que he hecho, en una ocasión nos llamaron al timbre al dejarlo, en las otras dos no. En una ocasión nos lo dieron en mano, en las otras dos lo dejaron en el Milchkasten; se vé que depende del cartero, pero a veces me paso la mañana esperando el timbrazo que no dan y cuando salgo, cansada de esperar dos horas, ahí tengo el pan. Otras me paso toda la mañana mirando el buzón y cuando me despisto, me timbran. Supongo que dependería de cada cartero e incluso de si el día de entrega es un sábado o un día entre semana (los domingos no hay servicio de Correos, así que no reparten). ¡Vivan las emociones!

Por lo demás, el proceso de pago es sencillo aunque sí es verdad que se podría mejorar. Siempre hablo de la de Thalwil, en otras no sé cómo lo harán: La panadería te envía la factura por email aproximadamente unos 15 días después de la fecha de entrega del pan. Al mismo tiempo te avisan via email de que en el sistema de Brot-Post, tienes la factura  como «Abierta».

La pagas con transferencia bancaria (no dan otra opción) y se supone que al cabo de los días aparecería ya como «Pagada». Y a otra cosa mariposa.

Como campos de mejora, creo que podrían mandar la factura en papel o en email el mismo día de la entrega del pan; más que nada porque como te despistes o no lo apuntes, ya luego no recuerdas lo que pediste, lo que tenías que pagar ni qué santo día hiciste el pedido o cuando te llegó. Soy de las que piensa que las cosas de pagar, cuanto antes mejor. Así se evita tener que estar recibiendo recordatorios de pago o preguntarles a los de la panadería si han recibido los pagos.

Otra mejora, más propia del sistema informático de Brot-Post en sí, es pedir si se podría pagar a través de tarjeta de banco (débito o crédito/prepago). Eso agilizaría mucho el proceso, porque se podría pagar en el momento de hacer el pedido, pero nuestra Köllibeck es más bien tradicional en ese aspecto. Igual en otros pueblos o cantones con más opciones (recuerdo que en Thalwil sólo tenemos una que ofrezca ese servicio de Brot-Post) ofrece otras opciones de pago, pero lo desconzco.

Por lo demás, me parece una iniciativa genial. :)

Ni qué decir tiene que posee ese puntito confiado del que hacen gala aquí los suizos. Pero me parece una excelente idea para promocionar el valor de los productos de proximidad y beneficiar tanto a consumidores finales como a negocios locales. Yo jamás hubiera entrado en una panadería… sólo por el hecho de no tener que lidiar con chapurrear los nombres de productos de pan en dialecto alemán suizo (que no hablo a pesar de mis 10 años en este país). Y sin embargo, el servicio ofrecido por Die Post, me hace posible poder disfrutar de pan hecho en el día, ahí a la vuelta de la esquina en un negocio pequeño-mediano del pueblo en el que vivo. No es que tenga nada en contra de las cadenas de supermercados…. pero el pan de esos hornos, aunque también muy bueno, no tiene color en comparación con el que compras de auténtica panadería. :)

Nosotros lo aprovechamos por ejemplo, el día de Reyes Magos, para pedir también un rosco-corona de reyes típico de ese día en estas tierras. Fue como si los Reyes Magos lo hubieran dejado para nosotros en el buzón. Con la misma ilusión lo recogimos. :)

¿Conocíais este servicio de Die Post? Yo, personalmente, os recomiendo que si vivís en Suiza y me habéis leído, lo probéis. De verdad….  :)

Si lo hacéis, no os olvidéis comentar a este post y decidme lo que opináis o mejoraríais del servicio Brot Post!

 

Trenza Zopf

Ingredientes:

– 500 gr de harina para Zopf*

– 60 gr mantequilla en punto pomada y cortada a cubitos

– 300 ml de leche templada (100ml + 200ml)

– 20 gr levadura fresca (medio cubito)*

– 1.5 cucharadita pequeña de Sal

– 1 cucharadita pequeña de Azúcar

– 1 huevo (o yema) mezclado con un poco de leche para pincelar

 

Preparación:

Disolver los 20 gr de levadura en 100 ml de leche templada, remover y dejar un rato apartado (mín 15 min), para que se active la levadura.

En un cuenco grande y profundo volcar la harina. Hacer un hoyo en el centro (como si fuera un volcán)

Alrededor del hoyo, esparcir la mantequilla, la sal y el azúcar.

En el hueco del centro, agregar la levadura diluída en la leche y con la ayuda de una espátula o paleta, ir mezclando poco a poco con la harina y demás ingredientes.

Llega el turno de ir añadiendo poco a poco el resto de la leche templada (200 ml) mientras seguimos mezclamos.

Cuando vemos que se han integrado todos los ingredientes, es hora de empezar a amasar. Hacedlo ligeramente durante unos 10-15 minutos, estirando la masa hacia arriba con la muñeca y hacia abajo (replegando sobre sí misma) con los dedos.

Dejar reposar la masa en el cuenco durante 1.5h – 2h, tapada con un paño húmedo, en un sitio cálido y alejada de corrientes.

Al cabo de esa hora y media o dos horas, la masa habrá doblado tamaño.

Sacar del cuenco y amasar de nuevo unos 2-3 minutos para desgasificar.

Es hora de empezar a formar la trenza! :)

La manera más sencilla (hay varias) es dividir la masa en tres porciones y estirar cada porción como si fueran hilos.

Unirlos en una punta y empezar a trenzar.

Al llegar al final volver a unir la punta remetiendo los cabos hacia dentro.

Colocar la trenza, ya formada, sobre el papel de la bandeja de horno.

Tapar de nuevo con el paño húmedo y dejar levar otros 30 minutos.

Cuando haya levado, pincelar con el huevo y meter directamente al horno durante unos 30 minutos a 200ºC (no hace falta precalentar).

Los expertos dicen que la trenza estará lista cuando, al golpear la sobre su superficie inferior, suene a hueco. ;)

Disfrutar en el desayuno con mantequilla, mermelada, crema de chocolate, etc… Imaginación al poder!

 

Notas:

Veréis que pongo con un asterisco un par de ingredientes. ;)

*La harina para Zopf es una especialidad suiza.

Creo que no la he visto en los supermercados en España pero, si tenéis harina de espelta, se puede hacer sin mayor problema.

Calculad, sobre el total de harina requerida de la receta, una proporción de 90% de harina blanca y un 10% de harina de espelta y ya la tenéis. ;)

 

* Los 20gr de levadura fresca se podrían sustituir por un sobre (7gr) de levadura seca de panadería. Aquí esos sobrecitos tienen la foto de la trenza Zopf….

… eso os deja entrever lo populares que son las trenzas Zopf en el desayuno dominical de los suizos y lo muy acostumbrados que están a hacerlas y hornearlas ellos mismos en casa.

Yo usé la de cubito de toda la vida… pero como véis, tengo tb seca, así que la próxima Zopf probaré a hacerla con esa levadura seca, a ver qué tal.

 

No soy mucho de hacer pan ni ese tipo de masas, sobre todo por no pelearme con la activación de la levadura. Mi primer (y , hasta la Zopf, único) intento de hacer algo de tipo panadero, fueron estos «Brioche sicilianos col tuppo» que me quedaron fatal…. :S Lo mismo pruebo a repetirlos un día de estos usando esa harina de Zopf….

Muchos me habéis preguntado por el sabor del Zopf; que si es dulce, que si es pan pan, etc. No es ni dulce ni pan pan; en todo caso, me recuerda a los bollitos de leche, pero sin ser tan dulces. Para mi gusto, tiene el punto y equilibrio perfecto para disfrutarlos tanto con cosas saladas (lochas de jamón york, queso de cabra, etc) como con mermelada o mantequilla. Aquí lo típico es untarles mermelada, pero eso ya, al gusto…. :)

Lo que sí os digo es que es algo muy divertido de hacer y más sencillo de lo que parece (he tardado más en ordenar mis pensamientos y escribir el post, que en lo que hice la trenza).

Y sobre todo…. esa satisfacción de comer algo que has horneado tú… uhmm…. Rico! :D

 

Confederación Helvética y Coronavirus

Disclaimer: Este post es muy personal, y escrito con un cabreo monumental. Mis opiniones son mías, totalmente personales. Disculpad si alguien se siente ofendido….

————————————-

Escribo esto después de haber tenido una conversación con una amiga española que también vive en Suiza.  Y sí, lo habéis adivinado… el tema de la conversación es el dichoso Coronavirus (COVID-19  o SARS-CoV-2).

Para los que vivimos en Suiza han sido unas semanas complicadas, de sentimientos encontrados…. Supongo que para el resto también. Pero tenemos Italia, mi adorada Italia, ahí al lado y en una economía global y de fronteras abiertas, cualquier cosa que ocurre en el país vecino (cualquiera de los cuatro que nos rodean), nosotros lo vivimos expectantes.

Sería de suponer que, debido a la cercanía que tenemos, el Gobierno de la Confederación Helvética tomara ejemplo de Italia y empezara, a estas alturas, a tomar medidas más drásticas. Pero se ve que no saben ese refrán de «cuando veas las barbas del vecino pelar, pon las tuyas a remojar…..».

Cuando se detectó el primer caso en Suiza, la Confederación rápidamente asumió algunas potestades cantonales y prohibió los eventos de más de 1000 personas, se establecieron los protocolos de detección de casos positivos, etc. Desde la Oficina Federal de Sanidad Pública se emitieron unos bonitos carteles con las normas que teníamos que acatar para protegernos a nosotros mismos y a los demás.

Estupendo…. actúan rápido, pensé. :)

Luego vino la escalada de casos en Italia (con la pertinente declaración de emergencia y con todo el país como Zona Roja) y subida de casos en otros países como Francia, Alemania, España….

Si actuaron tan rápidos la primera vez, ahora que la crisis se agudiza en toda Europa, justo era pensar que la Confederación Helvética actuara de nuevo con firmeza y empezara a tomar medidas más duras, para evitar la expansión de casos tal y como declaraba hace unos días la propia Organización Mundial de la Salud, cuya sede por cierto, está en Ginebra (en Suiza por tanto….)

Craso error…. :/     Llevamos unos días esperando las nuevas recomendaciones del gobierno. Lo único que hemos visto es cómo Suiza ha cambiado el criterio para hacer los tests de detección de casos positivos. :S

Si antes se testeaba a todos aquellos tuvieran síntomas, hubieran estado en zonas de riesgo (China, Corea del Sur, Irán, Italia, etc) y pudieran perteneder a grupos de reisgo, ahora ya sólo se hacen los test a las personas consideradas de grupos de riesgo… y cuál es el grupo de riesgo?  Según la confederación:

– Mayores de 65 años con:

– Hipertensión o,

– Diabetes o,

– Enfermedades respiratorias crónicas o,

– Enfermedades cardiovasculares o,

– Enfermedades o terapias que debiliten el sistema inmunitario

– Cáncer

Así que cuando veáis cifras de Suiza, tened en cuenta que faltan muchos más casos (cifra desconocida totalmente) que seguramente sean positivos. Es decir, positivos son todos los que están, pero desgraciadamente, no están todos los que en realidad son.

Parece que no se aplican ni los consejos de la OMS, que ayer mismo declaraba en rueda de prensa lo siguiente….

Porque como he dicho antes, desde el lunes, Suiza sólo le hace el tests a los mayores de 65 años….

La segunda sorpresa, ayer miércoles también, fue comprobar que el Cantón del Ticino, justo el que hace frontera con Italia, ha decidido actuar por su cuenta y declarar la situación de  emergencia hasta el próximo 29 de Marzo, con un paquete de medidas complementarias y más estrictas que las del gobierno central de Berna:

– Todos los cines, teatros, piscinas, discotecas, centros deportivos y similares permanecerán cerrados. Todavía se permiten actividades deportivas individuales, en las que se puede mantener la distancia de seguridad prescrita entre personas (1.5m – 2m).

Los restaurantes sólo podrán permanecer abiertos si tienen menos de 50 asientos y aseguran a sus invitados la distancia de seguridad prescrita, tanto en caso de estar de pie como sentado.

– En general, los eventos con más de 50 personas están prohibidos.

– Disposiciones especiales para los grupos de riesgo: los mayores de 65 años no deberían cuidar a los niños, participar en festivales públicos o privados y dejar de usar el transporte público. Y necesitan urgentemente seguir las medidas de higiene recomendadas.

A mí ayer me pareció estupendo, y muy lógico. «Lo siguiente» – pensé ilusa de mí – «será que bien el resto de cantones o desde el mismo gobierno central, se tomen las mismas medidas drásticas«.

Mi gozo en un pozo…. si bien esta mañana se decía que en los siguientes días se tomarían decisiones en esa dirección, tres horas más tarde, el gobierno central ha reculado y dicho que aún no ve la necesidad de tomar esas medidas más estrictas… WTF????????

¿Mande? :O Lo he flipado…. y me he cabreado, claro.

Me da la impresión que la Confederación está a verlas venir…. que es uno de esos países de los que la OMS dice que parece que han tirado la toalla o qué se yo.

Ahora mismo estoy cabreada. :/  Me siento engañada por unas cifras de positivo que, aunque auténticas, no son totalmente realistas.  Me siento desprotegida e insegura. Me siento dejada a mi suerte. :(

Y yo pongo todo de mi parte para cumplir las normas que se me dictan, pero a tenor de la situación mundial, me parecen insuficientes. A lo mejor es que soy masoquista y me gusta que me impongan normas más estrictas…. qué se yo. :(

Vosotros, ¿cómo lo véis?

 

Romanesco gratinado con jamón york

Ingredientes (a ojo, para 1 persona):

– 1 romanesco de unos 300gr

– 80 gr de jamón york en taquitos

– 2 cucharadas de salsa bechamel

– queso rallado para gratinar

 

Preparación:

Precalentar el horno con aire caliente a 180ºC.

Lavar y trocear el romanesco en crudo. Ponerlo directamente en una fuente de horno.

Añadir los taquitos de jamón york y las cucharadas de salsa bechamel.

Removerlo todo hasta que el romanesco se haya impregnado completamente de bechamel.

Espolvorear con queso rallado o rallar un poco de parmesano encima.

Hornear durante 35 minutos, hasta que el queso se haya fundido.

 

Notas:

Romanesco gratinado a mi manera, sin apenas bechamel y sin cocer previamente. :)

Con el mismo calor del horno se hace en esos 35-40 minutos, quedando con una deliciosa textura «al dente».

Tened cuidado de no pasaros con el queso rallado ni la bechamel: el romanesco tiene un sabor muy sutil y delicado y si le ponéis demasiada bechamel o queso, lo váis a ocultar.

 

Enhebrando La Bestia

Nunca es tarde si la dicha es buena… eso dicen. Y yo, lo de tarde, suelo cumplirlo a rajatabla, jajaja.

Hace casi tres años (lo harán el próximo marzo) engañé pedí a Luy que me acompañara al Lidl para ayudarme a transportar una Overlock o máquina remalladora que tenían de oferta. Normalmente, este tipo de productos de oferta vuelan, porque los ponen a muy buen precio.

Mi rellamadora costaba 177 Chf, cuando su precio habitualmente oscila entre los 250 Chf y los 360 Chf dependiendo del sitio donde mires. No es de extrañar que con ese precio, haya tortas por llevársela cuando la ponen de promoción. Porque además es de la casa Singer. Conste que yo soy de las que opina que Singer ha bajado mucho su calidad en los últimos años y que vive más de la fama de tiempos pasados (opinión personal), pero con todo y con eso, tampoco voy a ponerme exquisita pidiendo a los de Lidl que me vendan por ese precio una remalladora de mi casa favorita, Brother… xD Además, mejor una Singer que una marca güashisnai ;)

Como digo, tengo mi remalladora desde el 2017…. metida en su cajita. La pobre ha vivido hasta una mudanza sin salir para nada de la caja, hasta hace apenas unos días. ¿El motivo? Dejadez, supongo… o pocas ganas de empezar nada nuevo (el cambio de casa lo llevé mal, para que engañarnos).

Hice un intento de sacar la remalladora allá por septiembre de 2019, pero se quedó en intento… Sacarla, la saqué de su escondite y pude comprobar que venía enhebrada, pero sin bobinas (mal empezamos), que es mucho más pequeña de lo que pensaba (tiene más caja y protección de poriexpán que otra cosa) y unas bonitas chuponas que la pegan de lo lindo a la mesa, jajaja. Además venía con un trapito que supongo sería la prueba de ellos de que funcionaba.

Luego abrí el cuerpo y me dieron los siete males. Creo que no estaba preparada mentalmente para tanta guía de enhebrado. Sobre todo porque las instrucciones venían en todos los idiomas posibles, menos en español. Y sí, vale, tuve suerte de que en este país vinieran las instrucciones en inglés, además de francés, alemán e italiano…. pero para probar cosas nuevas de costureo, prefiero el español, jajaja.

Total, que tal como la saqué, la volví a guardar; hasta hace escasos tres o cuatro días. Solucioné lo de las instrucciones buscando por internet, y dí con el PDF en español de la casa Singer. Eso fue fácil.

Ya no podía dilatarlo más y, por qué negarlo, me picaba la curiosidad de comprobar si efectivamente era tan jodida de enhebrar como había leído por ahí. Al abrirle el cuerpo, me volvieron a dar los siete males y empecé a llamarla «La Bestia», de puro miedo :D

La Bestia viene con una cuchilla la mar de bonita que corta y pule la tela una vez remallada, así que me daba un poco de respeto eso de tener que enhebrar por esa zona. Para empezar, cada guía de hilo lo marcan con un color, en total cuatro: naranja, amarillo, verde y azul. Y se enhebran en ese orden. Para ayudarte a enhebrar por algunas guías se incluye unas pinzas, que se supone que yo debería haber usado… al final, me di cuenta que me era más rápido enhebrar sin pinzas que con ellas, así que apenas las usé.

En realidad, no es tan difícil como parece; eso sí, hasta que no se empecé a remallar (una tela de toalla vieja que tenía por ahí rulando) no tenía ni idea de si había tenido éxito en mi contienda contra La Bestia o si, por el contrario, ganaría ella atorándose los hilos o rompiendo alguna de las dos agujas que lleva.

Pero resulté vencedora yo, cual San Jorge con el dragón (me surge la duda… ¿cómo se llamaba el dragón? ¿tendría nombre, el pobre?).

Aquí los restos que son cortados con la dichosa cuchilla….

Supongo que ahora es cuestión de usarla, jajaja… que esa es otra. De momento ya tengo pensado un proyecto de remallado con una tela que se dehilacha de lo lindo y le vendría prefecta. Lo de probar a hacer los distintos bordillos, y dobladillos que se puede hacer con La Bestia, ya lo dejo para más adelante.

No sería yo si no me tomara mi tiempo en hacer las cosas, jajaja.

 

Tarta de yogur griego al aroma de azahar

Ingredientes:

– 500gr de yogurt griego

– 3 huevos L

– 150 gr de azúcar moreno

– 40 gr de almidón de maíz (maizena)

– 2 cucharadas de aroma de azahar (opcional)

 

Preparación:

Precalentar el horno a 175 grados con calor arriba y abajo.

Forrar y engrasar un molde de aro de 20cm.

Batir el yogur con los huevos, uno a uno.

Luego añadir el azúcar moreno, el almidón de maíz y el aroma de azahar y volver a batir hasta que esté todo integrado. El azucar moreno se quedará un poco más granuloso que la blanca normal, pero luego con el calor del horno esto se arregla :)

Verter la mezcla en el molde. Hornear durante unos 40 minutos, hasta que al pinchar en el centro con un palillo, éste salga limpio.

Sacar del horno, dejar enfriar un poco antes de desenmoldar. Una vez que esté frío del todo, guardar en la nevera.

(Foto de Luy)

Notas:

La tarta de yogur más facilona del mundo. Como véis, sólo lleva 4 ingredientes básicos y uno opcional.

La primera vez que la hice, usé como ingrediente opcional semillas de amapola, que le daban un puntito crujiente super rico.  En esta, el aroma de azahar le da un toque delicioso, como a roscón de reyes.

Al usar yogur griego (por favor que sea de buena calidad, no de esos guarrindonguis) la textura de esta tarta es un poco más consistente de lo normal; parece una tarta de queso.  Uhmmm… rica!

Para decorar, lo que queráis. La podéis disfrutar así tal cual, con sirope de fresa por encima (como véis en la foto de mi trozo), con helado, con mermelada de albaricoque, con chocolate… a gusto.

Lo que os puedo asegurar es que además de fácil de hacer, está riquísima!

 

Caminando sobre los árboles (Baumwipfelpfad Neckertal)

Me adelanto a Luy escribiendo este post (lo siento, amore!), pero es que mejor escribirlo cuando aún lo tengo fresquito, que si no las cosas se me olvidan… :P

Hace unos días Luy me pasaba un link de la oficina de turismo de Suiza sobre un sendero para caminar por las copas de los árboles en el Neckertal, cerca de San Gallen; por lo tanto relativamente cerca de donde vivimos.

La cosa prometía y pintaba muy bien para ir este pasado domingo, porque es una atracción casi nueva (se inauguró apenas en mayo de 2018) y relativamente desconocida. Lo que significa que aún no está masificada (y no confío en que se masifique a causa de este blog que ya casi nadie lee, jajaja).

Yo tenía sólo un par de pegas o dudas. ¿Para qué negarlo? No sería yo si antes de que salga el grano no estuviera poniendo el parche y a negativa no me gana nadie, jajaja.

Pega/duda num.1)  «Sendero por las copas de los árboles» suena a algo muy alto y no precisamente ideal para la gente que sufrimos de vértigo o de VPPB….

La altura máxima del sendero es de unos 55 m sobre el nivel del suelo. Sí, está alto, pero no por ello es inestable. COMPROBADO. :D La estructura es de madera, por lo tanto apenas vibra y se menea menos que una metálica. Y en las zonas centrales del sendero, es más estable si cabe, así que si se sufre de vértigo posicional (dichoso VPPB mío), mejor ir por ahí hasta acostumbrarse. Y por supuesto no mirar hacia abajo en plan masoca, jajaja.

Pega/duda num. 2) ¿Hay que caminar mucho para llegar?:

Esto me preocupaba más, teniendo en cuenta cómo siguen sufriendo mis dedos pinrreleicos (qué bonito palabro acabo de inventarme, jajaja). Pero para mi alegría, fue una corta caminata de ascenso de unos 25-30 minutos, no demasiado dura, en un terreno bueno (nada de raíces de árboles, ni piedras sueltas), por el bosque así que se estaba fresquito). La hicimos para subir y para bajar y mis pies terminaron bien ¡Yupi! :D Me costó un poco la subida, porque tras dos meses si andar nada nada (ni para ir a hula, que es en llano), pues noto que no tengo forma física, pero bueno…. llegué con mis pinreles enteritos y bien. Ya me doy con un canto en los dientes….

En esta imagen podéis ver el recorrido andando desde la parada de tren hasta la entrada del sendero (donde pone «tramo 1»). El resto es el recorrido, en círulo, por el sendero sobre las copas:

 

Nuestra planificación fue la siguiente:

  • Medio de transporte:  Obviamente usamos el transporte público.

La SBB tiene además una oferta de ticket combinado en la que te ahorras algo de dinero (20% en el billete del tren y 20% en la entrada al sendero). Más detalles en este enlace: SBB – Neckertal Treetop Trail

 

  • Forma de llegar:  Nosotros elegimos una combinación de tres tramos:

Thalwil – Pfäffikon SZ – Wattwil – Mogelsberg

¡¡Atención!! porque en el último tren, hay que llamar la parada de Mogelsberg (en el tren hay botones para solicitar la parada). Es una cosa que me llama la atención de algunos trenes de Suiza, que tengas que llamar algunas paradas como si en lugar de un tren fuera un autobús, jajaja. Pero funciona. ;)

Una vez en Mogelsberg, nada más bajar del tren, te encuentras con un cartelón del Baumwipfelpafd Neckertal donde te dan la bienvenida y te cuentan que hay una pequeña caminata hasta el sitio. Está muy bien indicado, no tiene pérdida.

La caminata bien, no me resultó difícil y se iba fresquito por el bosque. :)

  • Una vez arriba….:

Arriba cambiamos nuestros tickets de SBB por la entrada al sendero, que normalmente cuesta 15 Chf.

Y empezamos a recorrer el sendero y disfrutar con las vistas (qué vistas!!), los árboles, la naturaleza y lo bien explicado y organizado que tienen todo los suizos….

Ojo, para el sendero por las copas sí hay que pagar entrada, pero en la parte de abajo hay una zona lúdica e interactiva para niños que es gratuita. Una auténtica pasada la de actividades divertidas que les ponen a los niños (y no tan niños). :D

Además, la zona está super bien acondicionada para hacer barbacoas y picnics. Al menos 10 o 15 sitios para hacer barbacoas conté. Y mesas de picnics a porrón…. Es decir, el sitio es ideal para pasar el día, yendo de excursión y barbacoa o picnic.

Nosotros no fuimos tan preparados y directamente nos compramos una salchicha cervelat y un refresco en el pequeño kiosco-bistró que hay allí mismo; por cierto que allí mismo te venden salchichas y los avíos para encender una de las barbacoas si quieres esa otra opción.

  • Otras cosas a tener en cuenta:

– El sendero está libre de barreras, es decir, es adecuado para ir con sillas de ruedas y cochecitos de niños.

– No admiten animales en el sendero (salvo perros de asistencia y perros-guías para invidentes), pero creo que tienen dos «cajas de espera» (Wartenbox) para dejarlos mientras visitas el sendero y has ido con tu amigo de 4 patas.

– Abren los 365 días del año (salvo que las condiciones meterológicas lo impidan), aunque evidentemente los horarios varían de verano a invierno, así que mejor comprobarlo en la web oficial del sitio: Baumwipfelpfad Neckertal

  • Nuestra experiencia:

Vinimos encantados, de verdad. :D

Y no, no nos llevamos comisión por la recomendación, jajaja. ¡Pero es que el tinglao este mola muchísimo! xD

Estamos decididos a regresar en otoño, que con los colores que gastan por aquí los bosques suizos, tiene que estar precioso…

¿Lo conocíais? ¡No seáis sosos y contadme vuestra experiencia con un comentario! :P