Ya están aquí….

Una sabe que se está acercando la Pascua a este país, cuando empieza a ver aumentar los llamados “Picknick Eier” o huevos de picnic a las estanterías de los supermercados.

Y no es que durante el resto del año no los vendan, que es algo sin lo que el suizo de a pie creo que no podría sobrevivir jamás (jajajaja).

Pero es que conforme se va acercando la Pascua, proliferan de todos los colores imaginables. Casi tan típicos como los conejitos de chocolate Lindt… :P

¿Qué son los “Picknick Eier”? Pues muy sencillo. Se trata, ni más ni menos, que de huevos cocidos.

Así, como lo leéis. xD

Se ve que cocer un huevo (o dos o tres) es tarea difícil y los necesitan comprar ya directamente cocidos. Claro que éstos son coloreados según la época y las modas. Los de venta durante todo el año suelen ser de colores vibrantes y monocromáticos. Los de Pascua, varían según las modas y los gustos. Este año (y el pasado) se ve que se llevan los colores pastel metalizados. Jajaja.

Leyendo un poco sobre el tema, me he enterado que por lo visto es de lo más normal comprarlos para echarlos en la mochila cuando se van de senderismo, y que es el piquislabis (me gusta más ese palabro, más que snack) ideal para cuando te da el gusanillo en mitad de una de esas caminatas (junto con el chocolate y los frutos secos). En situaciones como esta, los suelen degustar echándole un sazonador (la marca Aromat es su favorita), que sabe exactamente igual que los cubitos de caldo Maggi… pero en polvillo.

También se pueden usar, cortados, en ensaladas. De repente me recuerdan a esos que yo tenía que pescar del container en mis tiempos del Pret a Manger… aunque los del Pret venían sin cáscara y en un cubito con líquido para que no se resecaran. Los jodíos se escurrían de lo lindo cuando me tocaba meterlos en el cortador de mozarellas, para preparar las ensaladas. (Qué tiempos aquellos….)

Una vez, decidí probar los “Picknick Eier” rellenos. Tenía antojo de huevos rellenos (que me encantan) pero no tenía tiempo material para ponerme a cocerlos, así que compré estos.

Craso error…. Me resultaron más sequerones, las yemas más duras e imposibles de triturar con tenedor y con un sabor un tanto raro. Y no es que estuvieran malos, pero es que como los recién cocidos, ningún otro para rellenar.

Sin embargo, me sigue pareciendo curioso cuando los veo proliferar en los supermercados, entre tanto conejito de chocolate, tanto molde de muffins y tanto verde pastel y amarillo de las decoraciones de Pascua… :)

¿Los conocíais? ¿Los habíais probado alguna vez?

 

Peleándome con el blog

¿Qué hacer un día de lluvia y en el que se está sola en casa?

¿Cocinar, planchar, hacer el seta viendo la tele, repasar coreos de hula, ordenar el cuarto de costura, retomar la clasificación del álbum de sellos….?

NOOOOOO

Mejor pelearse con el blog. :S

Tras descubrir, allá hacia finales de noviembre o principios de diciembre, que en mi blog había un montón de spam encubierto, le pedí a Luy (pobre Luy, siempre dándole yo trabajo a mi WebAdmin.) que me ayudara.

Y lo hizo. (Muá! Gracias guapetón!)  :)

Pero en lo que se arreglaba una cosa, se descuajaringaron dos o tres… :_(

Algunos acentos se fueron al garete, las fotos cuyos nombres había yo retitulado con acentos, entre ellos. También aparecieron espacios en blanco y caracteres raros, raros, raros (léase esto con voz de Papuchi Iglesias).

Lo dejé por imposible…. Me fui de vacaciones y no quise ni asomar demasiado por el blog, porque con lo tiquismiquis y perfeccionista que soy, me daba algo al verlo tan maltrecho ortográficamente hablando y sin muchas de sus fotos en los posts….

Hoy he decidido que era hora de arreglar fotos. Algunas ya están puestas en su sitio, renombradas sin nada de acentos ni diéresis ni eñes (que mira que son delicados los nombres de los archivos de imágenes… uff…). Aunque lo mismo alguna se escapa. Si véis alguna que falta, decídmelo, por fi. (Fé tengo y mucha, lo sé… :P)

Luego me he intentado poner con el arreglo de la ortografía de esos caracteres raros, pero he desistido…. :(

Muchas horas ya delante del portátil y me duele la espalda. Así que mañana será otro día (o pasado, o el otro, o el otro….)

Mi primer intento, eso sí, ha sido ir a lo más sencillo de arreglar así de primeras, es decir los comentarios. Lo digo porque lo mismo empezáis a recibir notificaciones por parte de mi blog. Perdón de antemano.

Espero solucionarlo todo pronto, no molestaros mucho y volver a la normalidad del blog.

 

Pensamiento Breve 114

Tengo que decirle a mis venas que dejen la timidez y el jugar al escondite para otra ocasión que no sea la de ir a sacarme sangre.

5 pinchazos y no han podido extraer nada de nada…. ahora mismo no sé si tengo los brazos como un colador o como una rueda de bici parcheada. :S

Me han tenido que dar una nueva cita para extracción de sangre. A ver si esa vez tengo más suerte.

 

Sin B de burro…

… o más bien sin B …12.

De nuevo este año me ha vuelto a salir en los análisis la deficiencia de vitamina B12. :_(

A estas alturas del año me he pasado 1 mes a dos pinchazos semanales y 3 meses a pinchazos mensuales. Y aún me quedan…

Duelen y mucho. No exagero. Apenas puedo salir de la consulta caminando con orgullo de persona; la gran mayoría de las veces salgo cojeando y con la carita descompuesta, la lagrimilla a punto de salir y el rubor en las mejillas al comprobar que la gente me mira como si estuviera loca. :_(

Cuando llego a casa no sé si es mejor estar de pie, sentada o tumbada boca abajo. Noto el líquido aún concentrado en mis cachas y unas punzadas enormes.

Y aún así, hay quien me dice que soy una exagerada, que “no tiene que ser pa tanto…“.

Normalmente pido que me pinchen a primera hora de la mañana, porque así el dolor va pasando un poco a lo largo del día. Las primeras veces, que me pincharon después de la hora del almuerzo, no pude pegar ojo en toda la noche de puritito dolor y de la de vueltas que daba por no saber cómo colocarme.

Lo peor de todo es que no hay razón aparente para esta deficiencia. Mi doctora sigue emperrada en que coma carne (roja, se entiende). Empiezo a pensar que tiene familia ganadera. Me dice que la que como yo (pollo, pavo y cerdo) no sirve.

Pero la cara se le descompuso cuando supo que en mi vida habíamos comido carne roja en mi casa, que no es algo que mi madre cocinara habitualmente y que nunca antes me detectaron esa deficiencia. Ni cuando estuve en Londres, ni en Irlanda, ni las primeras veces que fui al médico aquí en Suiza.

Así que para investigar un poco más, me mandó a un especialista en endoscopias dentro del mismo Thalwil. Una clínica muy moderna, donde hasta tuve la suerte de que el doctor me hablara en español, con la tranquilidad que da eso para expresar algunos términos médicos, porque sus orígenes (su madre, en concreto), era peruana. La endoscopia fue a mi regreso de Cádiz, allá a principios de Julio.

Me durmieron a base de un sedante inyectado en vena (otro pinchazo…jo….), el cual tardó menos en hacer efecto, que lo que duró la búsqueda previa de la vena para coger la vía por parte de la enfermera. Bonito moratón tenía apenas a las horas siguientes…

Moraton

De hecho, aún tengo la señal del pinchazo en mi brazo casi tres meses después como si fuera un lunar.

Se sospechaba que pudiera tener una enfermedad en la que el el estómago se vuelve autoinmune a la vitamina B12, con lo cual no la absorbe. Me dijeron el nombre pero la verdad, no lo recuerdo. El caso es que si los resultados confirmaban que yo la sufría, pues (y en palabras textuales del especialista), “básicamente, necesitarás pincharte la B12 de por vida”. Yuju! (mode Sarcasmo OFF)

Pero ni las más de 15 muestras de biopsia que me tomaron (que me dejaron el estómago más raspao que a un gotelé recién lijado), ni la observación mediante la endoscopia vió nada significativo. Es decir, no tengo nada que indique que sufro esa enfermedad (ains, suspiro de alivio) ni que tampoco explique por qué de vez en cuando tengo deficiencia de vitamina B12.

El misterio (de Mulder y Scully) aún continúa….

Mientras yo sigo con los pinchazos y con mis lagrimillas sueltas tras ellos. Contando los días en que mi culo cuerpo deje de ser un colador y que esa parte de mi cuerpo no se la enseñe a ni una enfermera más.

 

Vamos por el tercero (y tonterías varias)…

Tercer mes de 2016 y ya vamos por el tercer resfriado del año. Estoy que me salgo… :S

Este viene con denominación de origen desde Münich. Cortesía de la visita por motivos laborales que hizo Luy a la ciudad la semana pasada. Si ya se sabe que dos que viven bajo mismo techo, comparten todo… y Luy ha sido más que generoso en compartir sus virus conmigo. :P

Así que de momento me entretengo como puedo delante del ordenador, aunque, ante el desolador panorama que se nos ha presentado esta semana en Europa (el resto del mundo tampoco anda muy allá que digamos), mejor hacer otras cosas…

Otras cosas como crochetear…

Uniendo cuadritos

No sé si recordáis este post, por cierto que sigo esperando que averigüéis el número de cuadritos. :P

Por fín me he decidido a unirlos… yupi! :) A ver cúanto tardo en terminarla.

Y mientras crocheteo, me pongo las series tontas que me bajo para ver en momento, en que sólo quiero ruido de fondo. Básicamente, series del tipo “Aguila Roja” o “El secreto de Puente Viejo”. Sí, ya sé qué me váis a decir. En realidad la pongo sólo para crochetear, y no la sigo fielmente. Más de la mitad me la pierdo por estar concentrada en echar la aguja por el punto correcto y no equivocarme en las pasadas, jajaja.

El caso es que ayer, en una de éstas, levanté la cabeza de mis cuadritos y me topé con la siguiente escena: Secreto de Puente Viejo, confitera que guarda milhojas en unas cajas…

milhojas

¿Habéis visto el tamaño de esas milhojas de merengue? ¡Mon dieu! :O  Pero, pero, pero…. ¿lo habéis visto bien?

Desde entonces sólo sueño con hincarle el diente a una de esas milhojas…  Voy apañada porque aquí no he visto nada de ese tamaño. :_(  Y sí, los “cremeschnitte” que venden en Migros o Coop son parecidos… pero ya sabéis que no es igual… :P Y no, ni se me ocurre pensar en aventurarme a cocinarlos yo, no me dan mis malas dotes reposteras… Me voy a tener que conformar con las torrijas. Aunque para torrija grande, la de tener que cocinarlas (y comerlas) con mi catarro en ciernes… :(

Antes de resfriarme nos dió tiempo a hacer una excursión a la antigua ciudad romana de Augusta Raurica, aquí cerquita de Basel. Pero eso ya os lo cuento otro día, que me he extendido bastante en este post. xD

Me voy a soñar con las milhojas…. ejem… a hacer otras cosas útiles, como buscar en qué cadena de la tele suiza me van a poner “Ben Hur”, esta Pascua…. :P

Squat Circuit Challenge

Desde hace un tiempo llevo viendo pulular por internet estos desafíos o retos de abdominales, sentadillas, brazos, flexiones, etc.

Siempre me han parecido un poco tontos, más que nada porque yo sería incapaz de llevarlos a cabo, más allá de los primero días. Nunca pensé que podría llegar a plantearme hacer uno de esos circuitos físicos. Y mira que una amiga mía de Cádiz me lo había propuesto ya hace un tiempo, pero por una razón o por otra, siempre lo había pospuesto.

Hasta ahora. ;) (Dios bendiga a Mulder y Scully, porque esto tendría que ser objeto de uno de sus archivos… :P)

Como llevo desde diciembre sin ir a flamenco, pensé que sería buena excusa empezar a día 1 de febrero con algo facilito. El elegido fue este desafío de 30 días de sentadillas (30 days squat circuit challenge). Lo saqué de Popsugar pero seguro que podéis encontrar similares por la red.

Squats

Al principio lo hacía sola, con la inestimable colaboración de Luy a la hora de contar las series y, sobre todo, animar en cada uno de los ejercicios. No sabía si iba a poder volver a levantarme tras cada una de las sentadillas, porque las carcajadas mías se tenían que estar oyendo en todo el edificio. :) Así, al menos, da alegría hacer ejercicio! Jajaja.

Al final él se ha unido a mí a la hora de hacer las sentadillas, así que al menos no estoy sola en esto. Claro que él lo lleva mejor que yo, tiene mejor forma física y sobre todo, no hace hula (donde la posición básica de baile es la de una sentadilla, precisamente), jajaja. Mis clases de hula los miércoles, tras hacer sentadillas los martes se ha convertido en algo duro, pero bueno… todo sea por una buena causa. :P

¿Vosotros habíais hecho alguna vez este tipo de reto? ¿Lograstéis terminar?

 

Mi primera vez (chispas!)

Pues tenía que haber una primera vez para todo… ya lo decía el anuncio.

Un martes cualquiera. Máquina de coser terminando de recoger unos pantalones vaqueros.

Chacs! (ruido)

¿Parece normal? A primera vista sí…

Normal?

Pues no… xD

Aguja

Va a ser la primera vez que tenga que cambiar una aguja de la máquina. :)

Menos mal que recordé que tiene un tornillo en el lateral que hay que aflojar, para sacar la aguja afectada y meter la nueva.

Cambiar aguja

 

Y listo! Como si nada hubiera pasado. :D

Aguja nueva

Eso sí… si os pasa lo mismo que a mí, no se os ocurra intentar enderezar la aguja, una vez quitada… ;)

Aguja reciclada

Ahora… ¿dónde reciclo yo esto?