Himeji

De la ciudad de Himeji, nos interesaba ver sobre todo su Castillo.

Al igual que el de Okayama, el de Himeji tiene un sobrenombre, en este caso “Hakujoro“, o garza blanca. Es uno de los pocos castillos originales que existen en Japón.

Al llegar vimos que uno de sus edificios principales estaba en obras de restauración (acabarán aproximadamente en marzo de 2015).

Si bien fue una pena para nosotros, me queda el consuelo de que al menos así, esta preciosidad, se conservará durante muchos más años para disfrute y deleite de todos :)

Incluso con la zona de andamios puesta (a cubierto) se observaba la hermosura del castillo. La estructura de restauración servía como centro de exposición de los trabajos llevados a cabo para seguir manteniendo el edificio en todo su esplendor.

Himeji - tejado restauracion

Usan técnicas a la antigua usanza para reponer las tejas, es decir, las hacen usando barro natural (aunque parecen de metal) y las cuecen en un horno artesanal. Luego las colocan con alambres de cobre y las recubren y sellan entre ellas con una mezcla de barro y paja. Un trabajito…

Las vistas de la ciudad desde esa sala de restauración quitaban el hipo.

Himeji - vista

 

Tenía más cosas interesantes…

Himeji - 1

Himeji - 2

Himeji - 4

Himeji - 5

Himeji - 6

Himeji - 8

La historia de esta chica, Senhime, era verdaderamente para llorar…

Himeji - 9

Himeji - 11

 

Me hizo gracia este póster para hacerte la foto, que incluye la mascota.

Himeji - mascota

Además del póster, con la mascota tenían también la versión peluche (sí, me la traje a Suiza :P)

Hay que decir que los japoneses son expertos en hacer una mascota para casi cualquier cosa… xD Veremos a ver con qué nos sorprenden en las olimpiadas de Tokyo de 2020. :)

 

Kyoto: Barrio de Gion

Una vez dejamos el Acuario de Osaka, regresamos por la tarde a Kyoto. Habíamos visto en la oficina de turismo que se organizaban visitas guiadas al barrio de las Geishas: Gion. Así que decidimos adentrarnos en el mundo de las geiko y las maiko.

Gion 1

Gion 3

Gion 11

Gion 4

La visita fue de lo más interesante. Nos dejaron bien clarito que, a pesar de la creencia extendida en occidente (y aumentada aún más por algunas películas americanas como “Memorias de una Geisha”), las geishas no reciben dinero a cambio de favores sexuales (por decirlo finamente).

Las geiko (según nos dijeron ellas prefieren ser llamadas así) son entretenedoras, mujeres expertas en el arte de entretener a una clientela que puede ser tanto mujeres como hombres. El entretenimiento va desde danza o canto a baile y cancioncillas infantiles y tradicionales. Cuanto más madura es una geiko, más respetada y más estatus tiene dentro de la jerarquía de las casas de geishas.

Nos enseñaron también las diferencias entre geikos (las más experimentadas) y maiko (las aprendices).

Gion 2

Enumerarlas aquí, llevaría varios posts, no os exagero. Como no quiero aburriros, os sugiero que le echéis un vistazo a este post que he encontrado por la red, escrito por los chicos de Japonismo.com.

Estuvimos paseando por el barrio, viendo las casas donde habitan las maikos, las casas de té (por fuera, que entrar sin invitación es díficil), los negocios donde compran los adornos para el pelo, etc.

Gion 5

Gion 6

Gion 8

Gion 9

Por ver, vimos hasta a una geisha? (no estoy segura) abroncando a nuestra guía por usar el micrófono, interrumpiendo la paz delante de la casa de té (como lo cuento)…

Gion 10

Al finalizar, tuvimos suerte, y vimos a dos maikos saliendo del teatro donde hacen sus representaciones. Fue un visto y no visto, por eso la foto sale borrosa…

Maikos

La verdad es que la sensación que nos queda después de la visita es que tanto geishas como maikos son consideradas casi como de la aristocracia, es un privilegio que te entretengan. Y que en occidente tenemos una imagen totalmente desvirtuada de su trabajo ;)

Como punto final del día, nos fuimos a cenar a un restaurante de okonomiyakis :)

Okonomiyaki1

Okonomiyaki2

Y tras esto y mucho dolor de piernas, nos fuimos a la camita a soñar con tiburones, mantas y maikos, hasta el día siguiente.

 

Osaka (Acuario)

A estas alturas del viaje, los castillos, los templos y los santuarios empezaban a parecerse unos a otros. Había leído que el acuario de Osaka era digno de ver, así que allí que nos fuimos de cabeza. Por cambiar de aires…

Acuario Osaka

Y no nos defraudó. :)

Acuario Osaka2

 

Tiene muchísimas especies, no sólo peces, sino también medusas, focas, pingüinos, cangrejos, etc. Sin duda las estrellas son las ballenas y las mantas.

Acuario Osaka9

Acuario Osaka10

Acuario Osaka11

Acuario Osaka12

Acuario Osaka13

 

Os pongo fotitos de algunos otros bichejos que vimos allí.

Acuario Osaka3

Acuario Osaka4

Acuario Osaka5

Acuario Osaka6

Acuario Osaka7

Acuario Osaka8

Acuario Osaka - medusas

Acuario Osaka - medusas2

Acuario Osaka - foca

 

Al final de la visita, tienen un tanque bajito con agua donde hay tiburones pequeños (marrajos) y mantas.

Acuario Osaka - tanque1

Acuario Osaka - tanque2

Se pueden tocar. Y sí… Luy no se atrevió, pero yo sí! :)

 

Nara

Desde Tottori, regresamos de nuevo a Kyoto, la cual haríamos nuestra base para los siguientes días y las siguientes excursiones.

Nuestra primera visita una vez regresamos a Kyoto fue la ciudad de Nara. Tiene una gran cantidad de templos, pero nosotros nos centramos en el Todai-ji, que alberga uno de los Budas más grandes de Japón (sí, otro… :P).

En el camino al templo, nos íbamos encontrando con innumerables ciervos (o bambis, como yo los llamo)…

Bambis1

Bambis2

Había puestecitos para comprar una especie de galletas que les podías dar de comer, claro que comprarlas e intentar dárselas conllevaba sus riesgos. Para muestras, estos dos ejemplos:

Bambis3

Bambis4

En cuanto entramos a través de la enorme puerta del Todai-ji, vimos cantidad de gente dirigiéndose a la sala donde se encuentra el Gran Buda. Es imposible perdérselo. La verdad es que para la cantidad de gente que lo visita, el edificio (Daibutsu-den) es amplio y absorbe bien a los visitantes con lo que no notas que esté abarrotado  :)

Todai-ji 1

Todai-ji 2

Todai-ji 3

Todai-ji 4

Gran Buda 1

Gran Buda 2

Gran Buda 3

Allí mismo, Luy intentó pasar la prueba para alcanzar la iluminación. ;)

Se trataba de pasar por un hueco del tamaño del orificio de la nariz del Buda que había en una columna. Si lograbas pasar de un lado al otro se decía que alcanzarías la iluminación.

Luy no tuvo suerte en su intento… :(  Yo ni siquiera me lo planteé, prefería vivir en la ignorancia (no tiene nada que ver que le tuviera miedo a quedarme encallada en medio de la columna, cual clavo, sin poder salir :P).

De allí, fuimos subiendo hasta una especie de mirador. Creo recordar que era un mirador con un pequeño templo, pero no recuerdo el nombre. Las vistas desde allí, desde luego, merecían la pena.

Vistas

Vistas 2

Nos sentamos a descansar y a reflexionar lo que había supuesto este viaje para los dos, la de veces que lo habíamos intentado y tenido que cancelar por diversos motivos…

Vistas 3

y dimos las gracias de haberlo podido realizar esta vez. :)

Nos habían hablado también de otro templo, llamado Kasuga-taisha y de su camino con más de tres mil linternas de piedra, así que tras nuestra pausa….

Vistas 7

Vistas 6

Vistas 5

…. nos dirigimos hacia Kasuga-taisha. Y nos íbamos encontrando linternas de estas, por todo el camino…

Kasuga-taisha1

Kasuga-taisha2

Kasuga-taisha3

Kasuga-taisha4

A la salida también había linternas de piedra…

Kasuga-taisha6

Kasuga-taisha5

Cuando regresamos al centro de Nara, vimos otras cosas que nos llamaron la atención, como por ejemplo esta tapa de alcantarilla

Alcantarllia

O esta puerta de entrada de una casa particular…

puerta2

puerta

La verdad es que la visita nos gustó mucho y nos dejó un buen sabor de boca. Encima, en el camino de regreso a Kyoto, una señora nos regalo los tres origami que había estado haciendo en el tren, como ya os contara en este post…

Nos acostamos cansados pero felices… :)

 

Pastelitos de Tottori

En Tottori parecen ser típicos unos pastelitos rellenos de pera.

Pastelitos de pera 1

Pastelitos de pera 2

Es curioso que las peras allí parecen manzanas, así que al principio pensábamos que únicamente se trataba de una mala traducción al inglés (hemos visto cada cartel en inglés, que nos hacía pensar que así era).

Entramos en una tienda donde había pastelitos de pera a montones, así que decidimos comprar una caja. Hicimos los honores, una vez regresamos a Suiza, ya que la fecha de caducidad parecía estar próxima (un sacrificio, vamos  :P)…

Al desenvolverlos, encontramos una masa transparente como de polvo de arroz, rellena de pera. Porque sí, efectivamente, era pera :)

Pastelitos de pera 3

Pastelitos de pera 4

Una pena que no nos arriesgáramos más, porque resultaron ser todo un descubrimiento y estaban riquísimos… ahora me arrepiento de no haber traído un par de cajitas más en la maleta :)

 

Tottori

La ciudad de Tottori es digna de ser visitada por echar un vistazo a sus dunas de arena, un rectángulo de 2 Km de norte a sur y de 16 Km de este a oeste. Casi ná…

Dunas Tottori 1

Dunas Tottori3

Subirlas a veces se convierte en una tarea complicada, sobre todo si hace un sol de justicia acompañados de más de 30 grados de temperatura. Me llegué a sentir realmente como uno de esos personajes de película que se pierden en el desierto… deseandito llegar a un sitio con agua dulce y sombrita :)

Dunas Tottori2

Dunas Tottori5

Arriba de la duna, se estaba fresquito debido a la ligera “brisilla” (más bien era levantera) que corría… :P Claro que era preferible eso al calor asfixiante de un par de metros más abajo.

Dunas Tottori4

La visita a Tottori la completamos con el Museo de Esculturas de Arena, cuyas obras cambian cada 6 meses, aproximadamente, por razones obvias ;) A nosotros nos tocó una exposición sobre el sudeste de Asia.

Museo Esculturas Arena1

Museo Esculturas Arena2

Museo Esculturas Arena3

Museo Esculturas Arena4

Museo Esculturas Arena5

Museo Esculturas Arena6

Museo Esculturas Arena7

Museo Esculturas Arena8

Museo Esculturas Arena9

Museo Esculturas Arena10

¿Os ha gustado? A mí me encantaron… eran enormes! Las esculturas más pequeñas eran tamaño persona. Con eso creo que lo digo todo :)

En cuanto a las dunas, era raro comprobar que no habían muchos occidentales visitándolas :D. Había muchos japoneses, pero occidentales no tantos. Y es una pena, ¡porque de verdad que merece la pena la visita!

 

Okayama

Nuestro objetivo en Okayama era doble.

Por un lado, el Castillo de Okayama, también llamado Ujo-ji, y por otro el jardín de Korakuen, considerado uno de los tres jardines más bonitos de todo japón.

El Castillo de Okayama se denomina también castillo Ujo (que significa cuervo), debido a su apariencia exterior negra. Tuvo que ser reconstruido en su casi totalidad, al haber sido destruido durante los bombardeos de la II Guerra Mundial.

Actualmente alberga exposiciones. Cuando nosotros fuimos allí, tenía una de juguetes y muñecos mecánicos, pero no dejaban hacer fotos de esa parte, asi que os muestro el exterior, y así juzgáis por vosotros mismos si el nombre le viene o no al pelo ;)

Castillo Ujo1

Castillo Ujo2

Castillo Ujo3

Castillo Ujo4

Castillo Ujo5

Castillo Ujo6

El Jardín de Korakuen está justo enfrente del Castillo de Okayama, así que sólo tuvimos que cruzar el puentecillo y allí que nos plantamos.

Es muy grande y precioso. Tiene casas de té, grandes extensiones de césped, lagos, bosquecillos, tranquilos paseos, etc. A mí me encantó, pero es que a mí me das un parque y soy feliz.. :)

La vista del Castillo desde el parque imponía…

Korakuen13

Korakuen1

Korakuen3

Korakuen2

Korakuen4

Korakuen5

Korakuen7

Korakuen6

Korakuen8

Korakuen10

Korakuen11

Una vez finalizada nuestra visita al parque, dimos una vuelta por la ciudad, hicimos alguna que otra foto de la puesta de sol en plena ciudad…

Puesta sol

… cenamos nuestro primer okonomiyaki del viaje (con hombre roncante en el propio restaurante… xD). Bueno, lo mío eran los yaki soba, el okonomiyaki era de Luy… :P

Okonomiyaki

… y después de descubrir que en Okayama también hay gaditanos…..

caicai

…. fuimos a dormir.

Al día siguiente nos esperaba nuestro siguiente destino, las dunas de arena de Tottori. :)

 

Isla de Miyajima

Tras la breve visita a Hiroshima, pillamos un ferry que nos llevaría a la isla de Miyajima. Allí hay un monte al que se sube en telesférico, Mt. Misen. Teniendo en cuenta mi sensibilidad a las alturas, y que en realidad lo que capta la atención es la puerta de entrada (Torii) al santuario sintoísta de Itsukushima, decidimos quedarnos más cerca del suelo :)

En realidad, Miyajima está en sintonía con la naturaleza. Es un sitio para ir tranquilamente y descubrir sus rincones y sitios tranquilamente. No hay que ir con prisas, pues eso estropearía la experiencia. :)

Nosotros llegamos al Ryokan elegido en Miyajima (en el que nos trataron super bien) hicimos nuestro check in, y nos llevaron a la que sería nuestra habitación, la cual era preciosa con su tatami cubriendo todo y su onsen privado con vistas al mar.

Ryokan1

Ryokan2

Ryokan3

Ryokan4

 

Nos explicaron cómo se ponía la yukata, un kimono realizado en tela de algodón 100%, bastante más ligero y fresco para las temperaturas calurosas.

Luego, mientras nos preparaban un té con unos pastelitos que me encantaron, nos fueron preguntando si teníamos alguna alergia o intolerancia alimenticia o nuestros gustos en cuanto a gastronomía. La razón no era otra que la de poder ellos, a partir de esa información, preparar la que sería nuestra cena, una cena tradicional deliciosa. :) Esta cena merece post aparte, así que tranquilos, que hablaré más adelante de ella ;)

Una vez acabada esta parte, nos preparamos para ir a dar una vuelta por la parte de la bahía, y ver el santuario de Itsukushima.

Itsukushima1

Itsukushima2

Itsukushima3

Itsukushima4

Itsukushima6

Itsukushima7

Itsukushima8

Itsukushima9

Itsukushima10

Itsukushima11

Itsukushima12

Itsukushima13

Como habéis visto es toda una preciosidad. A mí, eso de que estuviera enclavado directamente en el mar (cuando subía la marea), pues me recordó mucho al Balnerario de la Palma en Cádiz… sí, yo siempre barriendo para casa. :P

Y como la marea era baja, pues decidimos quitarnos los zapatos y pisar la playita para hacer y hacernos fotos en la famosa Torii.

Torii1

Torii2

Torii3

La ví por primera vez en un post de nuestro amigo Zordor, y me enarmoré de ella a primera vista… :) Así que imaginad cómo estaba cuando la ví ahí, tan cerquita, tan alta, tan al alcance de la mano… Embelesaíta que estaba. :)_

Claro que el embelesamiento se me quitó en cuando ví que en el agua que corría por debajo, había hermitaños buscando su conchita… cámara en mano y a ver si podía pillar a alguno! (no hubo suerte, pero me lo pasé pipa… jaja).

Hicimos más fotitos y luego, como vimos que la marea iba subiendo, decidimos subir al “paseo marítimo” a ver atardecer y hacer más fotitos aún…

¡Qué atardecer! ¡Qué hermosura!

Torii-atardecer 1

Torii-atardecer 2

Torii-atardecer 3

Torii-atardecer 4

Torii-atardecer 5

Ains, que me emociona de nuevo…. :_)

Tras este momento casi místico (o sin el casi :P) nos fuimos a cenar.

Nos trajeron varias cosas impactantes… jamás olvidaré la cesta de shashimi echando humito y con la cabeza de los pescaos incluídas como decoración. Que sí, que según se le veía en los ojitos estaba fresquísimo, pero como que no invitaba a comerse el resto al verle los ojos al bicho… Menos mal que el shashimi no era para mí, jaja.. :P

Y después de la cena, volvimos a nuestra habitación, y oh! sorpresa…

Ryokan5

… nos habían preparado los futones :) Justo en mitad de la sala de tatamis y debajo del aire acondicionado, que la verdad se agradecía, porque vaya calor nos hizo durante todo el viaje :)

Antes de inagurar el cine de las sábanas blancas, disfrutamos el privilegio del onsen con vistas al mar… y dormimos luego como niños. Nos esperaba el desayuno al día siguiente (pedimos que fuera occidental) y el regreso a la estación de ferry para salir de la isla.

¿A dónde fuimos luego? En el próximo post se desvelará el misterio… ;)

 

Hiroshima

En el viaje desde Kyoto a Miyajima pasamos por Hiroshima. No hicimos noche en ella, sino que visitamos lo más creíamos más importante: básicamente el Monumento de la Paz, el A – Bomb Dome, como se le conoce en inglés.

A-Bomb Dome 1

A-Bomb Dome2

A-Bomb Dome3

No os puedo expresar con palabras la emoción que viví en el momento que mi mirada se cruzó con esa cúpula. Tenía las lágrimas a punto de salir, sólo de pensar lo que ese edificio representa… aquello que no debería volver a ocurrir, los errores de un pasado relativamente cercano que algunos parecen empeñados en repetir.

Es impresionante ver cómo era el edificio y cómo quedó tras el lanzamiento de la bomba atómica.

Antes:

A-Bomb Dome - Antes1

A-Bomb Dome - Antes2

 

Después:

A-Bomb Dome - Despues1

A-Bomb Dome - Despues2

Más impresionante aún era ver la improvisada exposición de testimonios recogidos por Mito Kosei, un superviviente de aquella tragedia. Nacido apenas 5 meses después de que la bomba cayera sobre Hiroshima, tuvo bastante suerte de sobrevivir. La mayoría de las mujeres embarazadas expuestas a los efectos de la radiación abortaron espontáneamente, o tuvieron hijos con malformaciones. Mito Kosei pasó gran parte de su infancia y juventud con enfermedades serias, pero las superó con la misma determinación que mostró su propia madre. Os aconsejo que paséis por su blog donde cuenta, en inglés, el testimonio de su familia.

Sé que el Sr. Kosei realiza visitas guiadas por la zona, aunque nosotros no realizamos ninguna con él, al estar de paso en la ciudad. Cuenta muchas historias que no son contadas en los museos o en los libros de historia. Porque sus narraciones son en primera persona.

“Forgive, but not forget” (Perdonar, pero no olvidar). Ese parece ser su lema.

Es lo que deberíamos meternos en la cabeza los humanos, para que esto no se vuelva a repetir jamás.

 

Kyoto (I)

Algunas fotos de Kyoto….

 

Templo de Fushimi Inari-Taisha (algunas partes salen en la película de Memoria de una Geisha)

Fushimi Inari-Taisha1

Fushimi Inari-Taisha2

Fushimi Inari-Taisha4

Fushimi Inari-Taisha3

 

Estación de tren, toda una obra de arquitectura que me fascinó (y eso que no soy nada entendida en esas cosas :P)

 

 

Templo de Kiyomizu-dera

Kiyomizu1

Kiyomizu2

Kiyomizu3

Kiyomizu4

 

Torre de Kyoto

Torre Kyoto

 

Golden Pavilion en el Templo de Kinkakuji

golden Pavilion1

golden Pavilion2

 

Kyoto tiene muuuuchos templos, santuarios, palacios, etc., para ver. Vamos, que como diría la hermana de mi amiga Zorza, tiene una gran concentración de “Unescos”. Lo que traducido resulta… no te llega el tiempo para verlos todos, toditos.

A nosotros se nos quedaron muchos, bastantes. Por supuesto habrá más fotos de otras cosas que ver en Kyoto, más adelante. :)