Vamos por el tercero (y tonterías varias)…

Tercer mes de 2016 y ya vamos por el tercer resfriado del año. Estoy que me salgo… :S

Este viene con denominación de origen desde Münich. Cortesía de la visita por motivos laborales que hizo Luy a la ciudad la semana pasada. Si ya se sabe que dos que viven bajo mismo techo, comparten todo… y Luy ha sido más que generoso en compartir sus virus conmigo. :P

Así que de momento me entretengo como puedo delante del ordenador, aunque, ante el desolador panorama que se nos ha presentado esta semana en Europa (el resto del mundo tampoco anda muy allá que digamos), mejor hacer otras cosas…

Otras cosas como crochetear…

Uniendo cuadritos

No sé si recordáis este post, por cierto que sigo esperando que averigüéis el número de cuadritos. :P

Por fín me he decidido a unirlos… yupi! :) A ver cúanto tardo en terminarla.

Y mientras crocheteo, me pongo las series tontas que me bajo para ver en momento, en que sólo quiero ruido de fondo. Básicamente, series del tipo “Aguila Roja” o “El secreto de Puente Viejo”. Sí, ya sé qué me váis a decir. En realidad la pongo sólo para crochetear, y no la sigo fielmente. Más de la mitad me la pierdo por estar concentrada en echar la aguja por el punto correcto y no equivocarme en las pasadas, jajaja.

El caso es que ayer, en una de éstas, levanté la cabeza de mis cuadritos y me topé con la siguiente escena: Secreto de Puente Viejo, confitera que guarda milhojas en unas cajas…

milhojas

¿Habéis visto el tamaño de esas milhojas de merengue? ¡Mon dieu! :O  Pero, pero, pero…. ¿lo habéis visto bien?

Desde entonces sólo sueño con hincarle el diente a una de esas milhojas…  Voy apañada porque aquí no he visto nada de ese tamaño. :_(  Y sí, los “cremeschnitte” que venden en Migros o Coop son parecidos… pero ya sabéis que no es igual… :P Y no, ni se me ocurre pensar en aventurarme a cocinarlos yo, no me dan mis malas dotes reposteras… Me voy a tener que conformar con las torrijas. Aunque para torrija grande, la de tener que cocinarlas (y comerlas) con mi catarro en ciernes… :(

Antes de resfriarme nos dió tiempo a hacer una excursión a la antigua ciudad romana de Augusta Raurica, aquí cerquita de Basel. Pero eso ya os lo cuento otro día, que me he extendido bastante en este post. xD

Me voy a soñar con las milhojas…. ejem… a hacer otras cosas útiles, como buscar en qué cadena de la tele suiza me van a poner “Ben Hur”, esta Pascua…. :P

Squat Circuit Challenge

Desde hace un tiempo llevo viendo pulular por internet estos desafíos o retos de abdominales, sentadillas, brazos, flexiones, etc.

Siempre me han parecido un poco tontos, más que nada porque yo sería incapaz de llevarlos a cabo, más allá de los primero días. Nunca pensé que podría llegar a plantearme hacer uno de esos circuitos físicos. Y mira que una amiga mía de Cádiz me lo había propuesto ya hace un tiempo, pero por una razón o por otra, siempre lo había pospuesto.

Hasta ahora. ;) (Dios bendiga a Mulder y Scully, porque esto tendría que ser objeto de uno de sus archivos… :P)

Como llevo desde diciembre sin ir a flamenco, pensé que sería buena excusa empezar a día 1 de febrero con algo facilito. El elegido fue este desafío de 30 días de sentadillas (30 days squat circuit challenge). Lo saqué de Popsugar pero seguro que podéis encontrar similares por la red.

Squats

Al principio lo hacía sola, con la inestimable colaboración de Luy a la hora de contar las series y, sobre todo, animar en cada uno de los ejercicios. No sabía si iba a poder volver a levantarme tras cada una de las sentadillas, porque las carcajadas mías se tenían que estar oyendo en todo el edificio. :) Así, al menos, da alegría hacer ejercicio! Jajaja.

Al final él se ha unido a mí a la hora de hacer las sentadillas, así que al menos no estoy sola en esto. Claro que él lo lleva mejor que yo, tiene mejor forma física y sobre todo, no hace hula (donde la posición básica de baile es la de una sentadilla, precisamente), jajaja. Mis clases de hula los miércoles, tras hacer sentadillas los martes se ha convertido en algo duro, pero bueno… todo sea por una buena causa. :P

¿Vosotros habíais hecho alguna vez este tipo de reto? ¿Lograstéis terminar?

 

Mi primera vez (chispas!)

Pues tenía que haber una primera vez para todo… ya lo decía el anuncio.

Un martes cualquiera. Máquina de coser terminando de recoger unos pantalones vaqueros.

Chacs! (ruido)

¿Parece normal? A primera vista sí…

Normal?

Pues no… xD

Aguja

Va a ser la primera vez que tenga que cambiar una aguja de la máquina. :)

Menos mal que recordé que tiene un tornillo en el lateral que hay que aflojar, para sacar la aguja afectada y meter la nueva.

Cambiar aguja

 

Y listo! Como si nada hubiera pasado. :D

Aguja nueva

Eso sí… si os pasa lo mismo que a mí, no se os ocurra intentar enderezar la aguja, una vez quitada… ;)

Aguja reciclada

Ahora… ¿dónde reciclo yo esto?

 

Pensamiento Breve 100

Yo pensaba que estas cosas sólo me pasaban en Irlanda con el número del PPS (Ejemplo 1, Ejemplo 2)

Pero los del laboratorio Synlab, me han mandado una factura con los datos de mi nombre totalmente cambiados…. :S  Y eso que lo que en principio ponían mal era mi género (herr y no lo que soy, frau) y pedí que lo corrigieran (vía carta certificada a las dos direcciones que tenía de ellos).

Ahora eso me lo ponen bien, pero me tocan lo que en un principio estaba correcto y lo cambian como les da la gana.

La duda que me queda es, si el que me ha tocado el nombre me está insultando o no, porque ha puesto mi segundo apellido como mi nombre de pila… y todos sabemos que esa palabra, de tres letras, es un sinónimo de tonto…

Los de Synlab son unos ineptos…. dicho desde el cariño. :/

He perdido mi colada

Con los días de calor que nos vienen por delante, hoy he decidido que sería buena idea lavar mis cortinas. Si las tiendo discretamente en la terraza, se van a secar en un plis plas.

Creo que hacía tiempo que no las metía en la lavadora, y hoy me he decantado por dejar de escaquearme de esa labor tan tediosa y afrontar el toro por los cuernos, es decir, sacar las cortinas de los rieles y quitarles los ganchitos. :P

Lo que no he calculado bien, nunca mejor dicho, es la cantidad de detergente. La primera vez en mi vida que me pasa. :S Entre que he usado la cantidad habitual de detergente y que las cortinas son finitas…. he perdido mi colada ahí dentro…

Colada

Casi siempre he lavado las cortinas con otra ropa, y claro, ésta última suele “pesar” más, en el sentido de tener más cuerpo, así que no tuve problemas ninguno. Pero no he calculado que los visillos del dormitorio, los del cuarto de costura y los del despacho de Luy, son sólo eso… visillos. Así que pesar, pesan poco… :S

Cruzaremos los dedos para no estropear la lavadora con tanto jabón. Joooooo……

 

De regreso en Suiza

Por motivos familiares, estuve tres semanas en España, desde abril a mediados de mayo.

Allí he sufrido una pequeña ola de calor, que me ha hecho recordar lo mal que lo paso yo al calor de 30 grados. Pero una cosa es asarte como los pollos, y otra regresar a una Suiza fría, nublada y lluviosa.

Mi cuerpo no ha llevado bien el cambio de ambiente y la vitamina D, me ha dado un tirón de orejas (“ahora que empiezo a recuperarme me metes en esta nevera….??“)

El día que regresaba además me tocó correr por el aeropuerto de Barajas como una loca. Yo, que no corro nunca ni detrás de un maletín con dinero…

Al poco de llegar a Cádiz, recibo un email de Iberia diciendo que han cambiado el horario del trayecto de regreso Jerez – Madrid; lo retrasan de las 17.45h a las 18.05h (aterrizando así a las 19:15h en lugar de a las 18:50h). Ni qué decir tiene, que al final no salió a las 18.05h, sino a las 18.10h. (esos minutillos cuentan…)

Mirando los horarios, veo que con este cambio, lo voy a pasar “un poquito apurada” para poder pillar mi conexión Madrid – Zürich (que despegaba teóricamente a las 19:40). Sobre todo porque el primer vuelo aterriza en la T4 y el siguiente sale de la T4S. Aquel que conozca Barajas sabe que de la T4 a la T4 Satélite se tarda un ratito.

Lo que peor me sentó, es que al facturar en Jerez y comentarle al personal de tierra mi situación, lo primero que recibía como respuesta era: “¿Cómo se le ocurre a usted reservar un vuelo con tan poco tiempo de conexión?“.  :O  Y esa fue la respuesta que recibí varias veces, de personal de tierra y personal de vuelo (azafatas) hasta que llegué a Barajas. Ni explicándoles que yo no lo había reservado así, que me lo habían cambiado ellos (Iberia) y que otras veces había hecho ese trayecto con el horario original y no había tenido nunca problemas… Siempre me dejaban caer que la responsabilidad si no llegaba era mía.

Resultó que en el mismo vuelo y conexión iba una señora suiza que estaba, por tanto, en mi misma situación. Así que ninguna de las dos dejamos de preguntar a la azafata en pleno vuelo, si se sabía ya la puerta de embarque. Ahí, dando la lata… :P

Cuando aterrizamos, fuimos de las primeras en salir pitando. Mi compañera de desventuras tenía el fondo suficiente como para haber corrido una maratón, pero para mi fortuna (yo no cuento con esa forma física) no conocía Barajas y no sabía por qué camino tirar. Tampoco hablaba mucho español, así que eso de seguir los carteles como que no… que sí, que vienen en inglés, pero cuando se está en una situación de correr tan apurada, como que no te fijas, jajaja. La pobre señora me iba esperando a cada rato.

Tras correr por todos los pasillos y escaleras mecánicas habidas y por haber, esperar a que nos llegara el “trenecito” que nos pasa de una terminal a la otra, y volver a correr por pasillos y escaleras, llegamos a la puerta de embarque. Yo llevaba media sala de embarque con el pasaporte en la mano, gritando como posesa: “¡¡Esperadnos, esperadnos, que ya estamos aquí!!

La puerta de embarque estaba vacía. La pantalla de vuelo decía eso de “Boarding closed”. Ningún pasajero quedaba ya. Sólo la azafata que estaba hablando por teléfono en línea directa con el avión, confirmando el número de pasajeros (… x adultos y 1 bebé). Mientras sigue hablando por teléfono, nos pide los pasaporte y nos deja entrar. Volvemos a correr como las locas, y mientras oí como la azafata le decía a los del avión que iban a entrar dos pasajeros más.

Por lo pelos.

Fuimos los dos últimos pasajeros en entrar en el avión. Yo sudaba como las locas (recordemos, Madrid, ola de calor, 35 grados) y me faltaba el resuello. Tan mal me debieron ver, que los azafatos de ese vuelo me ofrecieron un vasito de agua, jajaja.

Y despegamos a las 20.15h. Oh, sí. Con retraso. Barajas está de obras y tiene dos pistas inutilizadas, así que está acumulando unos retrasos de escándalo. Tanta carrera, para luego salir tarde.

Claro, con tanta carrerita, yo llegué. Mi maleta, no. Me quedé esperando al llegar a Zürich – Kloten, pero no salió. Así que tremendamente cansada (me dolían las piernas y la zona de costillas), me tuve que chupar la cola ante la oficina de reclamaciones.

Me tomaron los datos, me imprimieron un resguardo y salí de allí. Eran las 22.45h.

Mi maleta llegó directamente a casa, via courier, a eso de las 17h del día siguiente. Intacta y con todo en su sitio. No me fiaba de que la pobre hubiera pasado una noche solita en Barajas, pero al final vino sana y salva, jaja.

Y claro, entre la carrerita, los nervios de que no me viniera la maleta, el frío, la lluvia, la falta de sol y el volver a la rutina semanal (flamenco y hula), pues hasta ahora que casi no me he recuperado….

¿Me habéis echado de menos? ¡Ya estoy aquí! :P

 

¿Qué comen?

Para el post número 911 de mi blog, un nuevo caso para Mulder y Scully. Los mosquitos en Suiza…. ¿qué comen?

Mosquitos

Abro esta mañana la puerta de mi salón para ventilar y de paso mirar cómo van mis plantas (todas medio secas ya). Y me encuentro con esas dos bestias en el soporte de mi toldo. :O

¿En serio? A mí me enseñaron en el cole que el sufijo -ito es diminutivo. Viendo el tamaño de los mosquitos aquí, de diminutos nada. Deberían cambiarle el nombre… :S

Estos tienen que ser primos hermanos de sangre (nunca mejor dicho) de los mosquitos que había en Japón.

Ni qué decir tiene que, pertrechada con el flica y parapetada detrás de la puerta del balcón, he intoxicado un poquito a estos dos bichos gigantes. Lo justo como para que se vayan volando (los dos pegados uno a otro… eso es amor…) y se muden a otro sitio.

Espero que no vuelvan a pedirme la fianza del alquiler (no se han mudado en el plazo establecido….) :P