Mermeladeando

¿Quién me iba a decir a mí que acabaría haciendo mermeladas? Al final no sólo Sevilla va a tener un color especial, sino que Suiza también contagia según qué actitudes y aptitudes a sus habitantes… :P

Siempre me había llamado la atención la variedad de azúcar gelificantes que tienen en los supermercados suizos, por no hablar de botes especifícos para guardar/esterilizar mermeladas, con sus etiquetas y trapitos de tela a cuadritos para embellecer.

Gelificante

Por tener, tienen expuestos hasta los embudos de boca ancha para rellenar los botes sin ensuciar la cocina y la famosa máquina despepitadora de cerezas (caso de que la mermelada o tarta de turno sea de este fruto).

Yo creo que esta gente ya viene con las recetas de mermeladas y galletas varias en la memoria desde que nacen. Desventajas para quien, como yo, se pelea siempre con la proporción correcta de huevo/azúcar/harina para hacer galletas o le tiene un pánico enorme a morir (o matar a Luy, pobrecito) con la dichosa toxina botulínica en un bote de mermelada casera incorrectamente esterilizado.

En fín, que me enrollo, para variar.

La cosa es que este año me dió por hacer mermelada casera. La culpa la tuvo este post de mi amiga Silvia. Su mermelada de fresa se veía tan tentadora que me quedé con la idea de hacer yo algo en casa.

Como no quería copiarle la receta (:P), y tras una incursión al supermercado donde unos albaricoques me llamaron a gritos, me dispuse a hacer mi primera mermelada de albaricoque.

Me salió buena, para qué voy a mentir… :P La prueba de que digo la verdad es haber visto a Luy comer la mermelada cada fin de semana, untando generosamente las rebanadas de pan.

Tostada

En 10 años de convivencia, jamás lo había visto ponerse mermelada (y tanta) en el pan, jaja.

Lo que peor llevo de las mermeladas es lo de la esterilización de los botes. He estado leyendo infinidad de recursos en internet, y aún así, me da pánico pensar que pueda pillar la dichosa toxina, incluso esterilizando los botes.

La primera vez, esterilicé los botes de cristal y las tapas en vacío únicamente. Es fácil: sólo poner un trapo al fondo de una cacerola y echar botes y tapas en agua, hasta que hiervan. Dejarlos hervir unos 20 minutos (30 si queréis estar seguros), desde que rompe el agua en ebullición.

Esterilizando

Lo del trapo en la cacerola, es para que los botes de cristal no se rompan cuando choquen con el fondo al hervir.

Luego se sacan cuidadosamente con unas pinzas (se pueden dejar dentro de la cacerola hirviendo, para que se esterilicen también) y se colocan, para que escurran, boca abajo en un paño limpio y seco o en un papel de cocina.

La segunda vez que hice mermelada y esterilicé, el agua dejó una capa como blanquecina y rasposa sobre los botes y tapas. Creo que fue de cal, así que los enjuagué un poco y es cuando me dí cuenta de que lo mismo había roto la cadena de esterilización. Así que en esta segunda ocasión, esterilicé también una vez rellenados de mermelada y cerrados los botes, metiéndolos en agua hirviendo y teniendo cuidado de que el agua cubriera los botes por completo.

No sé, lo mismo peco de exagerada, pero es que es muchísima responsabilidad para una DFM. :P

Por lo demás, hacer mermeladas es divertido. Entretenido en cuanto a tiempo y divertido. :)

Pero una cosa es segura… en cuanto hagáis vuestra primera mermelada casera, cualquier otra, por muy “natural” que sea la que hayáis comprado, no estará jamás taaaaan buena. ;)

Las recetas las pongo en otro post, que este ya me ha salido muy largo y lo mismo os he aburrido, jaja.

Y vosotros, ¿habéis hecho mermelada casera alguna vez? ¿Cómo esterilizáis los botes? ¿Cuál es vuestro sabor favorito de mermelada?

 

4 pensamientos en “Mermeladeando

  1. En mi vida había oído eso de la toxina!

    Lo del azúcar para mermeladas es tal el furor que cuando mi madre a visitar a su hermana en España lleva un paquete de ese azúcar especial para mermeladas jajajjajajajjajaa mi tía conoció aquí su existencia y en España no la encuentra.

    Yo todavía no me atrevo con las mermeladas.
    Ya nos contarás más!

  2. Yo tampoco sabía los efectos y consecuencias de la toxina. Sabía que había una enfermedad llamada botulismo, pero no tenía ni idea de que la dichosa toxina fuera tan letal.
    Y claro, una cosa es pillarse una gastroenteritis o una diarrea, y otra perder la vida por alguna comida ;)

    Lo del azúcar gelificante es una pasada. Porque es verdad que en España no se usa o no está tan extendida y aquí se encuentran variedades y marcas distintas en cualquier súper. ¡Flipante!

  3. Pingback: Mermelada de albaricoque | Ociore Blog

  4. Pingback: Mermelada de mora | Ociore Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s