Mermelada de albaricoque

Ingredientes:

– 500 gr de albaricoques

– 250 gr de azúcar gelificante (en mi caso, esta que enseño en este post)

– un chorreón de zumo de limón

 

Preparación:

Lavamos muy bien los albaricoques, ya que los usaremos con piel (a gusto personal). Secamos, deshuesamos y troceamos.

Albaricoques deshuesados

Pesamos los albaricoques, para que según el peso que nos dé la báscula de cocina, calculemos la mitad del azúcar gelificante. En mi caso era la mitad, ya que el gelificante que uso es de una proporción 2:1. Supongo que para otra variedad de azúcar gelificante, tendréis que seguir instrucciones del fabricante.

Portar la fruta a ebullición durante unos 10 minutos, removiendo siempre bien con una cuchara de madera. La fruta se irá poniendo blandita y entonces será el momento de ir chafando los trozos de albaricoque con el dorso de la cuchara. Si queréis que esté más disuelta, la podéis pasar por la batidora un poco (sin pasaros).

Cuando esté lista, mezcar bien la fruta con el azúcar gelificante y el limón en la cacerola y dejar hervir durante unos 30 – 45 minutos más, volviendo a remover con la cuchara.

Cociendo

Para comprobar el punto de solidificación de la mermelada, dejo caer una gota de ésta sobre un papel de cocina y pongo el papel en vertical. Si cae como una lágrima, es que necesita más cocción.

Una vez la mermelada está al gusto en cuanto a solidificación, se apaga el fuego. Es el turno de verterla en los botes que habremos esterilizado en vacío siguiendo el proceso que explico aquí.

Se llenan hasta casi el borde.

Mermelada albaricoque

Se cierra fuertemente la tapa (yo uso tapas de cápsula de vacío), se limpia lo que se hubiera podido manchar con un trapito limpio o un papel de cocina y se colocan boca abajo.

Boca abajo

Dejarlos boca abajo para segurarse de que hacen el vacío. Escucharéis cómo van haciendo “plof!” durante el transcurso del tiempo. Eso es que han hecho el vacío. Yo los suelo dejar toda la tarde o durante toda la noche.

Luego se pueden volver a poner boca arriba. Limpiamos con un trapito húmedo y a guardar en la despensa ;).

La que no dé para rellenar un bote entero, ponedla en un tupper y directamente a nevera. Esa hay que consumirla rapidito.

Notas:

El gelificante ya lleva ácido cítrico para activar la pectina que incorpora, pero a mí me gusta echar un extra de zumo de limón para asegurarme que la pectina hará su trabajo ;).

Con esta mermelada, se puede hacer también unas galletas “huellas de pulgar” que están buenísimas. Bueno, con esta mermelada o con cualquier otra. ;)

Ya pondré la receta de las galletas en otra ocasión. (Mi blog parece últimamente uno de repostería y gastronomía… :S).

 

4 pensamientos en “Mermelada de albaricoque

  1. Pingback: Mermelada de mora | Ociore Blog

  2. Pingback: Galletas de huella de pulgar | Ociore Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s