Mi Pa’u para Hula

Las faldas con las que se baila Hula se llaman Pa’u. Son unas 4 yardas de tela (aproximadamente 3 metros 66 centímetros) fruncidas en 7 jaretas con elásticos.

Yo necesitaba una para mi clase. Hasta el momento apañaba con una sencilla falda negra de vuelo que me hizo mi madre hace ya años. Pero con lo coloridas que son las faldas de las compis de clase, la mía desentonaba una barbaridad.

Cuando me apunté a hula, compré una tela azul preciosa. La tela en sí eran 65 Chf; comprar la pa’u ya hecha por la profesora eran unos 135 Chf, si mi memoria no me falla. Como véis el ahorro es considerable ;).

En realidad, la confección de la pa’u es sencilla. Os lo muestro en fotos con una breve explicación.

Empezamos cortando el borde de la tela donde viene el nombre de la empresa fabricante. La tela es fina y esto transparenta en el dobladillo si sólo se dobla, mejor cortarlo.

Corte tela

Pasamos a plancha y con metro y alfileres vamos midiendo, marcando y planchando lo que será el dobladillo y la cinturilla de la falda. La cinturilla debe ser ancha, porque luego confeccionaremos las jaretas por las que meteremos uno a uno los elásticos.

Marcado y planchado tela

Cosemos la costura lateral, uniendo las 4 yardas de tela. Cosemos el dobladillo.

Costura Dobladillo

Pasamos ahora a la confección de las jaretas, que no son más que canales a lo largo de la tela, que nos servirán para fruncir la falda posteriormente.

Lo mejor, llegados a este punto, es hacer a lápiz y en la propia máquina de coser, marcas de unos dos centímetros desde el pie de la máquina. Cada dos centímetros es una jareta. :)

Aseguráos también que tanto la canilla, como la bobina están bien surtidas de hilo. Rellenar la canilla a mitad de este proceso es un incordio, creedme. Y si se te acaba el hilo de la bobina ya, ni te cuento… :S

Hilo

Conforme vayáis llegado a las últimas jaretas por hacer, ir doblando sobre sí mismas con alfileres las primeras hechas. Esto ayudará a no perder las señales hechas en la máquina, y también es más sencillo trabajar con menos tela sobre la parte derecha del pie de la máquina.

Jaretas 1

Jaretas 2

Una vez las jaretas estén realizadas, toca el turno de meter elástico (de unos 7mm de grosor). Esta parte es tediosa. Os recomiendo hacerlo viendo la tele :D.

Medid el contorno de vuestra cintura y cortar el elástico de manera acorde. Ahora usaremos dos imperdibles: con uno fijamos el elástico a la tela y con el otro lo vamos haciendo pasar por dentro de la jareta. Lo de fijarlo es, más que nada, para no perderlo por el camino. :P

Id frunciendo la tela, según váis haciendo correr el elástico. Así:

Fruncido

Una vez lleguéis al otro extremo, sacamos el imperdible y unimos los cabos del elástico con una costura.

Las primeras jaretas son fáciles de rellenar… iréis notando que las siguientes van siendo más difíciles. No os asustéis, es normal. Tened en cuenta que estáis metiendo un elástico bastante menor en tamaño que todo el contorno de la tela, y que a cada jareta hecha, la tela está más fruncida y por tanto ofrece más resistencia en las siguientes veces.

Y una vez acabada la última jareta, es hora de hacerse la foto con el resultado… :)

Pau terminada

¿Cuántas horas lleva mi pa’u? Pues calculo que unas 9 horas, repartidas en unas 3 tardes. No mucho, en serio. La verdad es que se tarda más en planchar y marcar dobladillos y meter elásticos que en coser. Yo tuve que meter, en cada jareta, un metro de elástico para fruncir los tres metros y sesenta y seis centímetros de tela… no digo nada de cómo me dolían las manos al acabar esa parte :P.

Pero merece la pena, porque ahora tengo una pa’u “made by Ociore“, un ahorro considerable de dinero y UFO menos en mi lista de “To Do”… ¡Qué orgullosa estoy! :)

 

¿Cuántos son?

Teniendo en cuenta que estos cuadritos miden aproximadamente 6 cm x 6 cm (milímetro arriba, milímetro abajo), he tenido que hacer muchos para una mantita de sofá… ;)

Cuadritos 1

Verlos todos juntos impresiona. Y el año y pico largo, largo (creo que puede que esté más cerca de dos que de uno) que llevo crocheteándolos también, jajaja. Aún me faltan unos 20 para considerar la fase de crochetear cuadritos acabada. Pero terminará prontito. :)

cuadritos 2

En este tiempo, algunas tintadas de hilo han cambiado, y se refleja en los cuadritos. La primera vez que me pasó, me dí cuenta de porqué es tan importante fijarse bien en el lote de los hilos… :P Me fastidió mucho que usando únicamente tres colores distintos, la tintada fuera distinta. Aunque, pensándolo bien, ya no me importa tanto… eso hace que la mantita sea aún más única y especial :)

Dentro de poco toca unirlos todos. No tengo idea de cómo unirlos, puesto que nunca antes había hecho una manta de crochet. Ni siquiera sabía ganchillear hace dos años. Esto ha sido mi primer proyecto a modo de aprendizaje…

Espero no tardar tanto en esta última fase de unión de cuadritos, que la dueña espera :P.

 

Bolsa limpiazapatos

La bolsa que teníamos en casa para guardar las cremas y cepillos para limpiar zapatos, estaba ya hecha una pena. La tela se había deshilachado y los hilachos se habían incrustado en la cremallera, lo que dificultaba la tarea de poder abrirla entera. Siempre me dejaba la mano arañada de los dientes de la cremallera.

Necesitaba un cambio urgente. Dicho y hecho.  :)

Ayer, me vino la inspiración gracias a un libro que me regaló mi amiga Enri hace un año o dos. El libro en cuestión, “Bolsos de tela con diseños fantásticos”, es de la alemana Miriam Dornemann y en español lo edita la Editorial El Drac, S.L.

Encontré un modelo de neceser que parecía bastante sencillo de hacer y con las dimensiones justas que andaba buscando (22 cm x 16 cm x 7 cm). Lo único en lo que tardé más, fue en poner la cremallera. Básicamente no entendía las instrucciones, y eso que era en español… :P   En mi vida he puesto una; esta ha sido la primera, así que tiene sus fallos y no es totalmente perfecta como debería ser… pero tampoco voy a ser tan tiquismiquis :)

Usé restos de tela que tenía por casa y la cremallera de unos pantalones de chándal de Luy que le corté hace tiempo. Tuve suerte de que medía exactamente lo mismo de lo que necesitaba y no tuve que salir a comprar una :)

¿Os gusta?

Bolsa limpiazapatos

libro y bolso

Como siempre, se me olvidó coserle la etiqueta (quería hacerlo en el lateral, a modo de enganche), pero bueno, la puse como “tirador” de la cremallera, jajaja.

Por cierto, recomiendo que le echéis un vistazo a la página web de Miriam Dornemann. Está en alemán e inglés, aunque incluye opción de traducción a otros idiomas en la barra lateral. Tiene unas cosas chulísimas! :)

 

Lapicero para Sophie

Tengo que contaros un secreto. En realidad, no me gusta coser encargos ;)

Quiero decir, coser para mí es mi hobby, pero cuando me piden que cosa algo para otra persona es harina de otro costal: presión por que el resultado cumpla mis estándares y sea satisfactorio para la otra persona, no tardar demasiado en entregarlo (tiendo a coser según me den las ganas, un día sí, cuatro no…), etc.

Esto que os enseño es una petición de mi amiga Sophie. El hobby de Sophie es dibujar, y bien bonito que lo hace :) Así que tiene muchos lápices de colores repartidos por ahí y me pidió un lapicero de tela, enrollable y que fuera fácil de transportar.

No demasiado grande, como para 25 colores, que a mí, que no dibujo y estoy acostumbrada al número de las cajas de plastidecor (12, 18, etc), me parecían muchos, jajaja.

Me puse manos a la obra con los materiales que tenía en casa… bueno, tuve que comprar entretela, para reforzar la base de tela blanca de florecitas, que era muy finita.

Y este fue el resultado:

Lapicero2

Lapicero3

Lapicero 1

Espero que su dueña esté contenta con el resultado y guarde sus lápices con mucho cariño  :)

 

Receta para un cojín

Tomamos como ingredientes:

– una funda de almohada del color que queráis

– el motivo central de una cortina que no os sirva

– una tirilla bordada

– botones bonitos

– hilo, aguja y ganas de coser

 

… et voilá!

 

El cojín para mi poang, usando reciclaje de algunos materiales… :)

La verdad es que las cortinas de la casa de Adliswil han dado mucho juego, jajaja. No hay nada más que mirar el “trapito-protector” de la propia poang para darse cuenta… ;)

 

Maquinita de coser

Este post lo debo desde mediados de Diciembre y creo que va siendo hora de que lo escriba ;)

Resulta que como costurera soy un pelín desastre: no tengo ni dedal ni acerico.

Dicen que “costurera sin dedal, ni costurera ni ná”, pero lo cierto es que el dedal nunca lo he usado porque siempre me ha hecho sudar el dedo, que luego se dilata y cualquiera lo saca de allí :P  Me resulta incómodo, en definitiva.

El acerico la verdad es que no lo tenía porque no me gustaba ninguno que veía. Hay uno, tipo bola con chinitos alrededor, que es el clásico que te venden en las mercerías y a mí me parece lo más feucho del mundo. Así que de las cosas que decidí al iniciarme en la costura aquí en Zürich era hacerme yo uno que me gustara.

Y buscando, buscando, dí con este tutorial de Anna Mágico que me encantó. :)  ¡Muchas gracias Anna por poner abiertamente a disposición de la gente interesada estas cosas tan bonitas!  :D

Salvando el tamaño inicial del patrón con una ampliación, el tutorial resultó de lo más detallado. Y esto es lo que salió al final:

Maquinita 1

Maquinita 2

Pero ocurre a veces, que lo que haces te gusta tanto, que empiezas a pensar en otra persona a la que también sabes que le gustaría…

En este caso, mi madre. :)

De ella me viene mi pasión ya desde peque por el costureteo y pensé que regalarle este acerico tan mono le haría ilusión. Así que para ella ha sido.

Total, que vuelvo a estar sin acerico. ;)

Resultado de las manualidades

Así es cómo quedaron las coronas de adviento de las que hablé la semana pasada… :)

La de dentro:

Usé parte de los adornitos del año pasado, aunque también tengo nuevas incorporaciones ;)

 

La de la puerta:

 

Por cierto, la pistola de pegamento es una pasada para pegar cosas sobre la corona,  jajaja. Luego me estuve peleando un rato con la puntilla de la puerta (nuestra puerta tenía ya el boquete hecho) y el peso de la corona, pero al final logré domarla. Reconozco que el día que la coloqué, abrí la puerta varias veces para comprobar que seguía en su sitio.   XD

Lo malo de las coronas naturales es que por lo visto necesitan “riego”, que traducido significa rociarlas con agua. Mi rociador está ahora mismo lleno de agua jabonosa, para combatir los pulgones que han atacado ferozmente a las verbenas :( . Así que tengo que salir en busca de otro bote rociador… O esperar que las verbenas mueran definitivamente (les falta poco… sniff, sniff) entre la plaga de pulgones y la nevada que le cayó estos últimos días.

 

Siguiendo con la corona de la puerta, el fieltro lila de las bolas inferiores es parte de lo que me sobró de hacer los ramitos de flores a mis hermanas y las dos primas de Luy como regalo en nuestra boda. Me sobró bastante, la verdad, y ahora tengo un par de calcetines Navideños gracias a él  y los sobrantes de mi cojín de rayas rojo ;)

Y con las estrellas que puse el año pasado, he hecho un par de colgantes para las puertas del armario de la entrada…

 

Si es que, como dice mi madre, no me aburro porque no me da la gana, jajaja

PD: Y con este post tonto, queda oficialmente superado el número de posts de Dublín.  ;)

 

Mis cortinas se hacen mayores

… porque uno se notaba que había crecido cuando el pantalón le estaba más corto, ¿no? . Pues mis cortinas ahora están más cortas, así que tiene que ser que paradójicamente se hacen mayores…. XD

Las cortinas de rayitas de mi habitación las hice y les recogí el bajo. Luego con el peso de estar colgadas empezaron a dar de sí y arrastraban al suelo. Cada vez que pasaba la mopa, las pelusillas se ponían contentas de poder encontrar refugio alrededor de sus bajos.

A mí que me encanta la costura, con lo que no puedo es con los sobrehilados y con los dobladillos. Pensar que tenía que descolgarlas para arreglarle de nuevo los dobladillos me daba angustia. “Son cortinas de Ikea, encogen seguro”- pensé…. así que entre ayer y hoy lo único que he hecho ha sido descolgar cortinas, lavar cortinas, tender cortinas y en consecuencia, planchar cortinas. El brazo derecho me duele nada más de apretar la plancha… y eso que he usado un spray especial para facilitar el planchado.

Y cuando las coloco… oh, sorpresa…. mis cortinas se han hecho mayores….

En las de la habitación no me importa, aunque ahora se ven los visillos por debajo (que esos no han encogido). Eso sí, además de más cortas están pelín más estrechas… a ver cómo lo arreglo. :(

Lo me mata mirar es a los paneles del salón. Esos no quedaban tan mal, así que al lavarlos han encogido como 3 dedos… :_(

Antes

 

Después

 

Vamos que al final voy a tener que descolgar todas las cortinas de nuevo para alargarle los dobladillos en lugar de recogérselos…

¿No quieres caldo…? Pues tres tazas…. :S

 

¿Dónde he dejado mi talón?

Eso se debe estar preguntando la modelo de esta foto…

Al gustarme la costura, sigo mediante RSS distintas revistas de moda y publicaciones. Ayer me llamó la atención la foto anterior del Burda Style.

Definitivamente el photoshop está presente en la foto. Miremos con atención el detalle del pie…

Pobrecilla… cuando intente caminar, se la va a pegar seguro, seguro…. XD

Actualización: en lo que va entre que me he dado cuenta de la foto, he escrito el post y lo he publicado (una noche), se ven que se han dado cuenta de la pata que han metido (o el no talón, mejor dicho…) en la foto de la modelo y lo han corregido.

Ahora directamente, la modelo carece de pies al haber cortado la parte de abajo de la foto…. XD