Gruyeres (II)

Con la visita de nuestra amiga Ana, aprovechamos para visitar el museo de HR Giger.

Siento no poner fotos: no estaban permitidas. :(   Y aunque sé que alguna que otra (ejem, ejem) sacó fotitos con su móvil a su retoño de manera subrepticia (:P), yo no tuve las agallas (será que me da miedete a que me pongan una multa y tener un manchita en el historial suizo, jaja).

Pero empecemos por el principio. ;)

Esta segunda vez que visitamos Gruyeres (la primera fue también este año, en febrero), lo hicimos usando transporte público.

No es díficil, aunque se hace pesado tanto cambio de trasporte.

Camino 1

Camino 2

Una vez que llegamos a Gruyeres, vimos que aquello, como la playa del tanguillo de Cádiz “Los duros antiguos“, era una feria, jaja.

La verdad es que hizo un fin de semana precioso, despejado y cálido. Si ya de por sí, Gruyeres es un destino turístico muy visitado, en un día como el que nos hizo, se notaba incluso más.

Gruyeres 1

Gruyeres 2

Después de un pequeño paseo por el pueblo, entramos en el museo Giger, que nos sorprendió gratamente.

Gruyeres 3

Tuvimos que despertar al enano (había que dejar la sillita en la zona de recepción), lo que provocó un par de llantos, que se fueron prontito en cuanto le dijimos que íbamos a ver tiburones, jaja.

Y allí que nos fuimos, cada uno viendo las cosas que quería: unos aliens y arcos con forma de vértebras, el otro tiburones y trenes, por todos lados. xD

La entrada del museo son 12.50 Chf. No me aprece excesivamente caro, sobre todo si tenemos en cuenta que otros museos como por ejemplo el Museo Nacional Suizo de Zürich, vale 10 Chf. Eso sí, la entrada se amortiza por lo grande del museo. O a lo mejor no es que sea grande… es que es laberíntico. No me extraña que la propia página web la califique como “la barriga de la bestia“.

Para hacer alguna que otra fotito, entramos en el bar para tomar una cola. Aunque yo hice sólo fotos de Luy, así que no tengo ninguna sólo del bar para publicar. Lo mismo el propio Luy sí tiene.

Llegados a este punto, yo estaba hambrienta así que entramos en uno de los muchos restaurantes de la calle principal. Nuestra elección, por supuesto, fue fondue de queso :).

Para bajar la pechá de queso, pan y patatas que nos metimos, nos fuimos a dar una vueltecita.

Gruyeres 4

Gruyeres 5

Yo entré dentro de la iglesia que no visité en febrero.

Gruyeres 6

Cuando ya se fue yendo la luz, sólo quedaron claros y sombras en el valle….

Gruyeres 7

… y supimos que era hora de emprender el regreso.

Nuestra última parada, fue breve. Apenas para entrar en la recepción de la fábrica de queso gruyere que muestra a los turistas la producción de tan famoso manjar.

Gruyeres 9

Gruyeres 10

No teníamos tiempo de hacer la visita, pero vimos por fuera el paraíso de los ratones como yo… :)

Gruyeres 8

Esto de la fábrica de queso nos queda para la próxima visita. Siempre hay que dejar algo pendiente, ya lo sabéis, jajaja.

Lo que sí nos trajimos de Gruyeres era un paquetito de merengues. Nos llegaron a casa un poco machacados, pero los aprovechamos “nevando” por encima un heladito de Moevenpick… todo un descubrimiento.

Helado y merengue

Y hasta aquí, la segunda crónica sobre Gruyeres del año. Como Terminator… I will be back…

 

6 pensamientos en “Gruyeres (II)

  1. Si es fan, merece mucho la pena. ;)
    Si no se es fan… también. Sobre todo por aquello de visitar, de camino, Gruyeres que me parece uno de los pueblos más bonitos que he vistado hasta ahora en Suiza. (Bueno y Bellinzona, pero es que la parte italiana me tira mucho!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s