Booda’s odyssey: el vestido (o como comprar algo a tu gusto sin morir en el intento)

He sido una novia rara. O al menos, fuera de lo común: mi vestido ha sido verde, y nada que ver con un vestido de novia. De hecho ni fue comprado en una tienda de novia.

De los primeros temas que hablé con quienes sabí­an que nos í­bamos a casar era del traje. Que si blanco, que si velo, que si Rosa Clará o Pronovias. Yo tuve siempre muy claro que no querí­a un vestido de novia, por lo que las tiendas de trajes para esa ocasión no estaban entre mis objetivos.

Las razones podrí­an ser muchas pero las he resumido en éstas:

1) En un primer momento la boda iba a ser civil, así­ que (con todo el respeto del mundo a quienes lo hayan hecho así­) llevar un pedazo de traje de cola, velo y cancán para una ceremonia de apenas 10 minutos me parecí­a un derroche innecesario. En Cádiz las ceremonias civiles no duran más que ese tiempo, al menos en las del juzgado. Y son super frí­as, vamos que parecen más una clase de derecho procesal que una boda. Se iba a tardar más en ponerte el traje que en lo que iba a durar la ceremonia en sí­. Así­ que llevar el vestido blanco de toda la vida estaba fuera de lugar.

2) El blanco no es mi color. Bastante pálida soy ya después de casi 6 años sin pisar la playa como para ponerme algo casi tan blanco como yo… :S

3) No me van los complementos del traje, que si velo, que si cancán, que si cola, etc… Con lo retaco que soy, me iban a empequeñecer más.

4) El gasto medio de uno de esos vestidos de novia es brutal. Más si se tiene en cuenta que en el 90% de los casos es un vestido de una noche nada más….

Aún así­, quizá para dar gusto a algunos por una vez, me decidí­ a pedir cita para una prueba en el Pronovias de Cádiz.

Ya en la petición de cita empezamos mal. Yo fui en Abril 2010 pidiendo cita para Agosto de ese año (que era cuando yo estarí­a de vacaciones por Cádiz). Al saber que la boda serí­a en Abril 2011, se empeñaban en hacerme coger la cita en Septiembre 2010, que era cuando vení­an los trajes de nueva colección. Me tuve que poner firme y cambiar el tono de voz a uno muy, muy contundente y con cierto toque de cinismo, para que me hicieran caso. Cuando les pregunté si tendrí­an para Agosto vestidos de mi talla (46 por ese entonces) disponible, me dijeron que no habrí­a ningún problema.

Llegó Agosto 2010, y a pesar de que tras mirar los catálogos online, ninguno hubo que me llamara la atención, fui con dos amigas a una odisea que recordaré toda mi vida. Pero la verdad es que me harto de reí­r al recordarlo.

Escogí­ 4 modelos de los más simples posibles. Bueno, el primero que me probé puede que no, pero es que a la modelo del catálogo le quedaba de muerte (ella probablemente era una 36, cuando yo era una 46… la diferencia se notaba… :P).

Nada más llegar me preguntan por mi número de pie para ponerme tacones (yo iba en sandalias planas) y me dan unos zapatos de horma estrecha que a los 10 segundo de puestos empiezan a hacerme daño en los huesos de los dedos… y la cosa no habí­a hecho más que empezar.

El cancán me lo ponen de corte sirena (estrecho hasta rodilla para abrirse a partir de ahí­) y de la talla (atención!!) 42… “estooo, perdone señorita yo dije en Abril que mi talla era la 46 y me comentásteis que no habrí­a problema….” No, no, los vestidos en tienda son siempre y sólo de la 42; los de la 46 los tenemos que pedir una vez nos digas (y pagues se le olvidó decir) el modelo que vas a comprar….”. Ya. Pues si no me veo yo a mí­ misma con un vestido 2 tallas más pequeños que la mí­a, cómo pretendes que te compre?? :S

Total, que el allá que voy con mis zapatos de tacón de horma estrecha y mi cancán de sirena. Me mira al espejo y me recuerdo a algo… a una morcilla!! Embutida en el cancán no me podí­a ni mover. Las piernas no podí­an estar más juntas… me acordé del chiste del preservativo más eficaz del mundo… XD

La chica viene con el primer vestido, también por supuesto de la talla 42, y con una cremallera de por lo menos 60 centí­metros. La pobre sudó para meterme eso, claro. Me pidió que la ayudara empujando con mis manos hacia atrás todo lo más que pudiera la parte del talle de la tela. Al hacerlo encogí­ la tripa, y fue cuando ella logró (milagrosamente) cerrar apenas 5 centí­metros de los 60 de la cremallera. Para entonces, yo me habí­a quedado sin aire al tener la tripa metida pa dentro… :S

La tira del cuello del vestido (con escote halter) sin embargo era lo único que me debí­a quedar grande, y claro, eficiente como lo son las dependientas de tiendas de novias, me lo ajustó (demasiado) al cuello con un alfiler. Así­ que entre lo estrecho de la tripa hacia dentro, el cancán-butifarra y lo tirante que me ajustó el cuello, yo casi me da algo…. XD

Modelo-Fano-Pronovias-2011.png

Entonces es cuando dice “pásate al espejo de fuera” . Ejem… no puedo ni respirar así­ que andar, lo que se dice andar…, cómo? Pues entre mis amigas y ella me tuvieron que ayudar a bajar el escalón en el que estaba y dando pasitos de china (recordemos el efecto del cancán-butifarra y que los huesos de los pies intentaba ya escapar de su prisión) pude ir al espejo exterior a cerciorarme que el vestido blanco no es lo mí­o.

Y así­ uno tras otro, los 4 vestidos que me probé….

Modelo-Fada-Pronovias-2011.png

650-precios-pronovias-2011-modelo-faisan-coleccion-fashion-1.jpg

Además que la conversación giró unidireccionalmente. Vamos que ella hablaba, yo le contestaba con mi opinión (contraria la mayorí­a de las veces), y ella seguí­a erre que erre en sus ideas: que si velo, que si cancán, que si cola, que si encajes y predrerí­a, que si tomar el sol para no estar tan blanca (por ese entonces viví­a en Irlanda, así­ que sol poco…), que si ponerme a dieta para que el traje me sentara mejor… Vamos, la tí­a era un claro ejemplo de que no hay mayor sordo que el que no quiere oí­r.

Salí­ de allí­ con una risa nerviosa que indicaba que no iba a volver jamás. Y al dí­a siguiente en una tienda vi un vestido de fiesta azul marino que me gustó, me quedaba bien (era de mi talla) y no me lo pensé dos veces. ;)

3 pensamientos en “Booda’s odyssey: el vestido (o como comprar algo a tu gusto sin morir en el intento)

  1. Vaya odisea!!!! espero que si me caso algún dÑa la compra del traje de novio sea menos complicada…..

    y….. MUCHAS FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. Yo hubiera apostado mi cuello a que no irias de blanco, y veo que no lo hubiera perdido! El vestido era precioso, nada que envidiar a los vestidos de novia tradicionales, y desde luego mucho mas favorecedor. A mi el blanco tambien me queda fatal :)

  3. Y se le puede sacar partido más adelante para cualquier otra fiesta!! Que quieras que no es un punto importante ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s