Y llegamos

Con retraso, como era de esperar viniendo de Irlanda (take it easy…), pero llegamos a Suiza.

Nuestro vuelo tení­a que salir a las 17h (y aterrizar a las 20h), pero lo hizo a las 19h (y llegamos a las 22:15).

La razón era que, primero, el personal de vuelo llegó pelí­n tarde. Luego se hizo de noche y claro, se formó hielo en las alas del avión, y tuvimos que esperar a que el equipo encargado de limpiarlo decidiera que era nuestro turno. Vamos que por lo visto, para todo el aeropuerto, sólo tienen un equipo encargado de estas tareas, y habí­a que esperar turno… (quién da la vez?  XD).

A nuestro lado nos tocó un chico suizo la mar de majo; era su cuarto intento para volar desde Dublí­n a Zí¼rich :S. No comments… :O. Nososotros tuvimos suerte y en nuestro primer intento dejamos atrás la tierra del Leprechaun, para aterrizar en la de Heidi. Y curioso, curioso… en el aeropuerto de destino… nevaba!!. Una capa blanca lo cubrí­a todo, y Luy y yo no pudimos más que mirarnos y sonreí­rnos. Simplemente en este paí­s, las cosas… funcionan :)

Un poco de caos para pillar el tren desde el aeropuerto al centro (Enge)… bueno, caos no, “empazguatamiento” que dirí­amos en Cádiz. Hace tiempo que yo al menos no veí­a un aeropuerto tan, tan grande (oh London Gatwick… I missed you!), así­ que nos costó un poco encontrar el binario donde iba a parar el tren.

Recogimos la llave del apartamento bajo una lluvia irlandesa… dije irlandesa? Noooooo…. aquí­ llueve pa’bajo, como Dios manda, así­ que gustosamente hubiera hecho uso del paraguas sabiendo que me iba a durar más de la primera esquina, si no hubiera sido porque a cada mano llevaba una maleta (idem para Luy).

Cenamos el embutido que trajimos en la maleta facturada y a la cama. Eran las 2 de la mañana (hora continental). Aún no me acostumbro a NO añadir una hora. Ayer cuando hablé con mi madre nada más llegar le dije algo así­ como… “son las 22:30, bueno una hora más allí­“. Y claro, ella con su sabidurí­a tan grande me dijo… “niña, que estás entortá, que aquí­ también son las 22:30h…“. XD.

A las 2 de la mañana, de aquí­, (:D) nos metimos en la cama.

Hemos dormido regularcillo. Imagino que por el cansancio y la tensión acumulados. Y por el stress que produce saber que todo es nuevo: la cama, la habitación, los ruiditos, el paí­s, etc. Nos hemos despertado sobre las 6, ó 6:30, y ya no hemos podido seguir durmiendo. Luy se ha duchado y ha ido temprano al curro. Ver para creer, a las 8 ya estaba saliendo hacia el trabajo. XD

A mí­ me tocará la ardua tarea de ir a cazar alimentos. Al llegar un domingo, y además tan tarde todo estaba cerrado. Así­ que las tripas me rugen, que son casi las 10 de la mañana y aún no he desayunado. :S. Pero no querí­a dejar de informaros del viaje hacia mi nueva vida, y deciros eso de Guten Morgen Zí¼rich!!! :D

7 pensamientos en “Y llegamos

  1. Hey chicos, bueno todo nuevo no, porque el sabado noche dormisteis en nuestra casa y tambien era nuevo todo, distinta casa, distinta habitacion, distinta cama, distinta ducha, jejejeje :D. Me alegro que hayais llegado bien y ahora a disfrutar, Un besito.

  2. Pingback: Ociore Blog » Blog Archive » Otro proyecto acabado

  3. Pingback: Inaugurando la Navidad | Ociore Blog

  4. Pingback: Un año en Zürich: reflexiones | Ociore Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s