Ticino, valoración, impresiones y deseos

Venga, el último post de nuestra visita a Ticino y ya no os torturo más :P

En general, Ticino es un destino más que atractivo. Para mí tiene de todo: aire de ciudad a orillas de playa, ambiente mediterráneo, gastronomía, idioma, historia, caracter pelín más abierto de la gente, naturaleza a raudales, caminos de senderismo, etc. Vamos que pienso volver (aunque sólo sea por verla con sol :P).

Una cosa en la que muchos se equivocan es, pensar que esa parte de Suiza, se siente más italiana que helvética. Que su gastronomía, idioma y algo de su caracter esté italianizado no quiere decir que se sientan más unidos al país vecino que a Suiza.

Tened en cuenta que estuvieron bajo soberanía helvética desde principios del 1500. Durante tres siglos, permanecieron bajo esta soberanía de las regiones más al norte (Uri, Schwyz y Unterwalden), hasta que las tropas de Napoleón llegaron y reorganizaron el área bajo mandato del francés en 1798. Cuando los ticineses se dieron cuenta de que en realidad, el cambio de soberanía era en sí mismo un cambio de señores, reclamaron su independencia de Napoleón y bajo el grito de “Liberi e Svizzeri” (Libres y Suizos), la región se unió a la Confederación Helvética como nuevo cantón en 1803. Parece ser que desde entonces, los ticineses permanecen absolutamente suizos y llevan bastante mal que los extranjeros les llamen “italianos”.

Sin embargo, según nuestra guía de Lonelyplanet, en la región no es oro todo lo que reluce. (Cito textualmente) Entre sus problemas está, tener tan pequeña parte de población (el resto es naturaleza y campos de cultivo), lo que hace que tenga poco poder en las grandes decisiones de la nación. Los salarios son más bajos que en el resto de Suiza. A los ticineses les atrae bastante “el hermano mayor” Italia, sin embargo sufren a menudo su indiferencia, cuando no sienten inferioridad, frente a sus “primos” del sur.

Ponte dei salti

Y ahora llega el turno de decir las cosas que me gustarían volver a visitar. :)

Entre ellas, Bellinzona con sol, el Castillo de Sasso Corbaro (cuando averigüe como subir sin dejarme la lengua y la vida por el camino :P), volver a comer en el Grotto de Castelgrande; visitar Lugano y enseñarle a Luy, Villa Favorita desde un crucerito en barco, así como subir al Monté Bré y al Monte San Salvatore para contemplar las vistas; visitar Locarno (con sol) para poder ver algo más que sus calles porticadas y descubrir el Castillo Visconteo; visitar Ascona y el jardín botánico de las Islas Brissago; que Luy pueda subir al monte Cardada Cimetta y me cuente cómo son las vistas desde allí :P; hacer algo de senderismo por la zona de Lavertezzo y ver su Ponte dei Salti (el de la foto de arriba, que he buscado por internet), etc, etc

La verdad es que me ha gustado la visita al Ticino, y encima pude quitarme la espinita de ver la Iglesia de Santa María de los Angeles en Lugano. Cuando fui allí con mis amigas, en Agosto de 2011, la iglesia tenía la fachada en reformas y encima estaba cerrada al público a las 16h, así que no pude entrar al interior.

Pero esta vez entré y esto es lo que ví ;)

Angeli 1

Angeli2

Bonita ¿eh? ;)

¿Qué os ha parecido Ticino en general?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s