Moher Lodge

Uno de los muchí­simos post que tengo atrasados es la crónica del viaje que hicimos con nuestra amiga Ana al Burren-Moher-Galway-Conemara-Kylemore Abbey.

No sabrí­a por donde empezar, sobre todo después de tanto tiempo, pero lo primero que se me viene a la cabeza de ese viaje, además de que escojimos el fin de semana más caluroso, con temperaturas que rozaban los 28 grados, es el B&B en el que pasamos nuestra primera noche del viaje: Moher Lodge.

Moher Lodge
Cliffs of Moher
Liscannor, Ireland
Telf. +353 (0)65 708 1269
web: http://www.cliffsofmoher-ireland.com/

Nuestro viaje empezó sobre las 17h en sentido Galway, para luego ir bajando hacia el B&B. Como un buen rato antes de llegar el GPS de Luy se quedó frito… imagino que la zona del Burren, con sus impresionantes desiertos de piedras, tuvo algo que ver. Pero para eso tení­amos el GPS alternativo (a.k.a. yo).

burren-1

En fí­n, que llegamos sobre las 21h al Moher Lodge.

senalmoher

Si hacéis el viaje a los acantilados de Moher en el mismo sentido que nosotros, el Moher Lodge será literalmente la primera casa que veáis a la derecha, nada más dejar atrás la entrada principal al centro de visitante de los acantilados. Se podrí­a, perfectamente, ir andado desde este B&B a los acantilados.

fachada

Nada más llegar, Mary y Patsi Considine nos recibieron amablemente y nos hicieron sentir como en casa. Cuando comentamos que querí­amos ver los acantilados de Moher al atardecer y Mary se enteró que aún no habí­amos cenado aún, se ofreció cariñosamente a prepararnos unos sandwiches para llevar. :)

Mientras Mary preparaba los bocadillos con todo el esmero del mundo, Patsi nos enseñó la que serí­a nuestra habitación esa única noche.

Castle Room es una habitación triple con cama doble y dos individuales, en la parte alta de la casa-granja. íbamos a ser tres personas en la habitación, y las dimensiones de aquel “castillo” (ahora sabemos por qué decidieron llamarla Castle Room), eran bastante considerables. Tení­a hasta su salita, con su mesita y sus dos sillas. Claramente la habitación es la que Mary y Patsi dedican al uso para las familias que les puedan visitar.

Un cuarto de baño con ducha amplio y luminoso, con sus pertinentes juegos de toallas, jaboncitos y gorros de baño. Todo cuidado al mí­nimo detalle.

Después de admirar un ratito la habitación, bajamos al salón de la casa, donde la chimenea estaba encendida. Todo un detalle a agradecer…. si no hubiera sido porque, como ya dije, ese fin de semana de Mayo fue (y creo que hasta la fecha lo ha sido) el más caluroso vivido en Irlanda.

Mary nos dió algunos consejos sobre dónde y cómo aparcar el coche en el mismí­simo aparcamiento oficial de los acantilados sin pagar un duro (ahí­, que se note que somos españoles…), y resultaron ser ciertos. ;)

Y mientras nos zampábamos los bocadillos, admiramos la puesta de sol en un sitio que tiene un significado muy, muy especial para Luy y para mí­. :)

Regresamos a “casa” para dormir… yo, más bien poco, pero es que se me olvidó mi antifaz (el que uso en este tipo de viajes, porque sé que las cortinas gordas y las persianas escasean en este paí­s), así­ que a las 5 de la mañana los ojos se me abrieron como platos.

Por la mañana el desayuno… no voy a hablar mucho de los desayunos en este tipo de sitios, porque todos sabemos lo bueno que están. Las porciones eran generosas, y tení­an zumo de naranja natural, natural!! :) Mi amiga Ana probaba por primera vez, creo el desayuno irlandés… y creo que quedó impactada con él. :)

Y luego a recojer nuestras cosas y visitar los acantilados ya de dí­a.

Parece ser que quien prueba en Moher Lodge repite… eso fue lo que pensamos cuando Mary nos dijo que habí­a una pareja alemana alojados en el B&B que iban o bien todo los mayos, o bien todos los septiembres desde hace 13 años… a nosotros nos deseó vernos por allí­ el año que viene. Cuando le dije la razón por la que seguramente no estaremos por allí­ en esas fechas, le dió una alegrí­a tal que además de felicitarme me abrazó y me dió dos besos, como si fuera alguien de su familia… :D

Con un trato como el de Mary y Patsi, no me extraña nada que la gente repita….!

3 pensamientos en “Moher Lodge

  1. Pingback: Y ella dijo…Si quiero | Sopa de Gansos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s