Tiempo de cambiar

Esta semana despedimos a Carlota, Jorge y a sus niñas. Regresaban a España, esta vez para quedarse.

En palabras del propio Jorge: “Creo que siempre estamos inmersos en una búsqueda incansable de encontrar esa “tierra prometida”. Probablemente esa tierra no sea algo tangible y material y sí­ una tierra llena de sentimientos gracias a las personas que vas conociendo en esa búsqueda interminable. Quizás ese sea el lugar que nos prometieron, un lugar que nos ayuda a seguir adelante y que da sentido a tu vida. Una tierra difí­cil de olvidar ya que se encuentra firmemente anclada a tu corazón.”

Los que nos quedamos tenemos que pasar la prueba de la ausencia de quienes se van… y entre los Spaniards ya se han marchado unos pocos dejando ese ancla de sentimientos en nuestra alma y nuestro corazón.

Muchos recuerdos, chicos, muchos… mudanzas, reuniones, cumpleaños, refugiarme en Smithfield E cuando Smithfield A era un infierno o un desierto, hasta yo haciendo de babysitter cuando Carlota iba a entrevistas…:) Muchos Holas, y bromas con el Marca. Aprender que los percherones no corren más que los caballos, y descubrir el lado sórdido de los perros en veterinaria…XD.

Ahora que mi trabajo está inmerso en el caos, me pongo música para aislarme del mundo exterior y descubrí­ hace muy poco una canción (Abrázame fuerte) de Sole Giménez compuesta por su hermano (Manuel Veleta):

Sentí­ la fuerza suficiente para caminar,
por la vida sin la luz de tu cariño,
pensé que era tiempo de cambiar,
que podrí­a manejar bien mi destino.

Cruzar el mar, trazar la dirección,
pelear con la distancia y el olvido,
huir, mudar de aspecto de lugar,
convertirme en cualquier desconocido.

Abrázame fuerte, ya ves,
me hace falta valor,
sólo abrázame fuerte,
no me olvides, por favor.

Me despedí­ del puerto y de tu sal,
de las nubes que planean en el cielo,
guardé a los mí­os en el corazón,
media luna, centinela y un desvelo.

Llegué a la costa este al despertar,
con mi cara de emigrante a la deriva,
tan fácil y difí­cil continuar,
caminando hacia la puerta de salida.

Abrázame fuerte, ya ves,
me hace falta valor,
sólo abrázame fuerte,
no me olvides, por favor.

Sin duda refleja muy bien lo que en su dí­a cruzó por nuestras mentes cuando decidimos marcharnos… y de todos esos que aún hoy, siguen teniendo que dejar su hogar para buscar el pan y la sal.

Un pensamiento en “Tiempo de cambiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s