Desperdigando virus…

Así­ estoy hoy.

Iba a escribir cómo fue el segundo dí­a de nuestra visita a Dublí­n, pero los ojitos se me cierran delante de la pantalla, y eso que no son nada más que las 16’50h de la tarde.

Hoy no fui a la Embajada por la tarde; cuando terminé de trabajar lo único que me apetecí­a era regresar a casa, ponerme el pijama y meterme entre las sábanas de mi cama.

Y desde ellas es desde donde estoy escribiendo este breve post. :) Ya tendré tiempo de contar mañana como fue la jornada alcohólica de la visita a Dublí­n, si es que ni Luy ni Ana se me adelantan… o lo mismo la escribo dentro de un rato, esta noche, cuando haya dormido un poco.

Ahora sólo quiero descansar, y olvidarme de que mi nariz está roja como un tomate, mis ojos lloran como con la cebolla y mi garganta nota todas y cada una de las cicatrices que le provocan las cosas sólidas… y que tengo mi cuerpo llenito de virus!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s