La vieja’l visillo es suiza

Ayer me pasó una cosa muy curiosa.

Al regresar del supermercado, vi que mi vecina de enfrente acababa de llegar al portal y estaba recogiendo su correo. La saludé, y por cortesía, le aguanté la puerta para que ella también pudiera entrar.

Ella me dió las gracias y empezó a hablarme en alemán. Me dijo que sabía que éramos nuevos, y me preguntó si éramos portugueses. Como después de dos semanas y algo más de “vacaciones”, me costaba mantener el hilo de una conversación en alemán, le contesté un poco rudimentariamente… a lo que ella cambió al italiano.

Y ahí empezaron 20 minutos de cháchara al pie de la escalera, en los que me contó obra, vida y milagros de casi todos los que vivían allí.

Ella llevaba 30 años viviendo en esa casa, que tenía 70 y pico y era viuda, y que la vecina de al lado suyo (la tempranera, la llamamos Luy y yo) es también viuda, tiene 85 y lleva 15 años en el edificio. Que esta señora tiene costumbres muy suizas: levantarse a las 5.30 de la mañana, acostarse a eso de las 19h, etc. Y que, a veces,  era suiza hasta en la forma de ser (hizo especial mención de la cierta manía que tiene “la tempranera” a los extranjeros).

Me contó que ella (la del visillo) era suiza de cuarta generación, porque su abuelo había ido a Suiza a trabajar desde Italia. Ella era del cantón de los Grisones, de St. Moritz, y que al principio de venir a Zürich no entendía el dialecto de aquí. Y que había tenido que aprender el italiano más tarde, porque en realidad en su casa se hablaba alemán, y no italiano. También me contó algunas cositas que me dieron yuyu, la verdad…

Llegó el turno de preguntarme a mí qué hacía yo, que si trabajaba en alguna empresa española (dígame en cuál que yo la vea, señora… :P). Le dije que de momento era ama de casa… “ah, ¿sí? Pero si es que nunca se la ve a Ud…!,”, me suelta… Ni que tuviera que estar todo el día entrando y saliendo de mi casa para que ella me vea, jajaja.

Eran las 13.45 y yo tenía un hambre del copón, y la buena señora no hacía más que darle al piquito de oro…. y yo pensando en que tenía que hacer los canelones (que tardo en hacerlos y rellenarlos unos 20 minutos y unos 35-40 más en hornearlos….) :S

Llegamos por fín arriba y se despidió a la española… que adiós, que buona giornata, y que si necesito algo ella está allí pa ayudar, como si necesito alguna vez usar su lavadora porque la mía se haya estropeado… (que no es el caso señora, que usted como yo tiene la lavadora en la cocina, y no es plan de entrar a su casa a lavar, jajaja). Y 10 minutos más hablando….

Vamos que en un ratazo la tía se despachó las ganas de hablar a gusto…. XD

Es maja, eso sí.  :)

Me hace gracia porque cuando vinimos a ver el piso, los chicos que vivían entonces, nos dijeron que en realidad no habían visto ni oído mucho a los vecinos….

Pues debe ser que nosotros les hemos caído muy bien a los vecinos, jajajaja.

 

Un pensamiento en “La vieja’l visillo es suiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s