Embajadas… (2ª parte)

Esta mañana fui a la Embajada de Bolivia, tal y como comenté ayer.
Me costó un poquillo ir, porque me habí­a levantado temprano y con el resfriado que estoy sufriendo, el frí­o se me metí­a de forma espeluznante en los huesos, de tal manera que lo único que me apetecí­a era quedarme acurrucadita entre las sábanas y el edredón nórdico…. Pero hice de tripas corazón y salí­ de la cama.

Llegué a la Embajada a las 9’30 h; me presenté en el despacho del cónsul, Julio César (qué casualidad, será familia de mi amiga Julia….;) ), quien amablemente me estuvo poniendo al dí­a. Hay otra chica española, Beatriz (a quien no he conocido, aun), que estaba haciendo la traducción del inglés al español de la información Consular que hay en la web de la Embajada. Estaba haciendo eso, hasta que el Embajador la pilló para otros menesteres…. así­ que básicamente, el Cónsul me encargó hoy que continuara su labor.
Luego me presentó a su secretaria, Nadia, que tendrá más o menos mi edad (esa no se dice….xD); Nadia me dió buena impresión, como cas todos los que he conocido hoy, aunque me pareció una chica un tanto parsimoniosa…. no se altera por nada, ya sea bueno o malo, no cambia el gesto ante ninguna circunstancia, siempre tan educada, siempre tan modosita…. (las apariencias podrí­an engañar, no?…ya lo comprabaré…)

La siguiente parte de la mañana, me la pasé en el ordenador de la Segunda Secretaria, que hasta el viernes estará de vacaciones, a realizar la labor encomendada.
En ese despacho, compartido por la Primera Secretaria, entraba mucha gente: el Informático de la Embajada (que administra la página Web), varios señores que se me presentaron pero que no sabrí­a decir cuál era el cargo que ocupaban, ciudadanos de a pie que querian resolver asuntos…

Mención aparte merece el Embajador; más bien, la forma en que lo conocí­.
No me dí­ ni cuenta de que era el Embajador. Yo sólo ví­ entrar un señor, ante el que la Primera Secretaria casi se cuadró al levantarse…. Cuando se fijó en mi presencia, me dijo: “Ah, tú eres la nueva pasante…” Yo sólo me fijé en que el hombre en cuestión estaba vestido con chándal y zapatillas de andar por casa. Menos mal que me percaté de que era el Embajador, y rápidamente dejé de alucinar con la mirada, que si no… :S jajajajaja.
Se disculpó diciendo que acababa de bajar de su clase de gimnasia matutina, me deseó una buena mañana y se metió en su despacho, seguido de la secretaria.

Cuando terminé la traducción de la información Consular, la llevé a Julio (él me tutea, porque no iba a hacer yo lo mismo?…:P), quien la revisó, le dió el visto bueno, y me dijo que ya me podí­a marchar. Eran las 12’30 h.
(Hemos convenido que iré lunes, miércoles y viernes por las mañanas)

Como primer dí­a no ha estado mal: he conocido gente, he trabajado (poco), he estado delante de un ordenador de un organismo oficial que usa Mozilla Firefox y no Internet Explorer (solo algunos lo entenderán…jejeje), y he tenido que usar código ASCII para componer las vocales con acento y la ñ, porque el teclado es inglés.

Sí­, la verdad es que ha sido un dí­a interesante…. :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s